Salvaje golpea a esposa y la arrastra de los cabellos por calles de anexo de Secocha

Víctima terminó con heridas en el cuerpo, fue rescatada por pobladores y llevada al hospital
Salvaje golpea a esposa y la arrastra de los cabellos por calles de anexo de Secocha

Salvaje golpea a esposa y la arrastra de los cabellos por calles de anexo de Secocha

30 de Noviembre del 2017 - 10:15 » Textos: Augusto Valdivia » Fotos: Augusto Valdivia

En menos de 24 horas, otra madre de familia casi fue asesinada a golpes por su esposo en la provincia de Camaná. La agresión ocurrió en el campamento minero de Secocha, del distrito de Mariano Nicolás Valcárcel Urasqui-Camaná, donde un iracundo sujeto, en estado de ebriedad, discutió con su pareja, a quien comenzó a golpear salvajamente y arrastró de los cabellos por más de 30 metros por la calle.

Este ataque se registra luego de que se informara ayer de la violencia de Francisca Huamán (37) por parte de su esposo Yeri Cano (32), en el distrito de Samuel Pastor-La Pampa. Ella fue golpeada con una botella y quedó herida de gravedad.

GRITOS. En Secocha, Lucero Solís Juárez (21) sorprendió en la noche a los vecinos cuando comenzó a gritar y lllorar por los golpes que recibía de Víctor Cusi Sullasi (33), quien la jalaba y arrastraba de los cabellos por la calle en un recorrido de 30 metros. Su rostro tocaba el cascajo, piedra y tierra, causándole heridas.

Al momento de llevarla en estas condiciones, el mal hombre aprovechaba para propinarle golpes y patadas en diferentes partes del cuerpo. Por su boca y nariz emanaba sangre y poco a poco iba quedando irreconocible.

Cuatro pobladores que estaban por el lugar, salieron en defensa de Lucero Solís, joven madre que tiene un hijo de 4 años. Luego aprovechó para escapar y protegerse en el interior de un hostal donde pasó la noche. Recién ayer a primera hora la víctima acudió a la comisaría de la Policía Nacional de Secocha, para poner la denuncia y capturar al presunto agresor, quien sería denunciado por intento de feminicidio.

Timotea Juárez, madre de la agredida, pide justicia a las autoridades de Camaná, pero teme que lo suelten y vuelva nuevamente a Secocha para agredir e intentar matar a su hija, al tenerla amenazada de forma reiterativa.