Los intentos de interpelación 'fallidos' del Consejo Regional de Ayacucho

Son tres funcionarios que se rehusaron a asistir ante el pleno para ser interpelados
Los intentos de interpelación 'fallidos' del Consejo Regional de Ayacucho

Los intentos de interpelación 'fallidos' del Consejo Regional de Ayacucho

20 de Diciembre del 2017 - 09:26 » Textos: Nilda Escalante » Fotos: Nilda Escalante

En los tres años de gestión, el_Consejo_Regional de Ayacucho emprendió varios procesos de interpelación como mecanismo de control político hacia los funcionarios del Gobierno_Regional de Ayacucho, pero la mayoría fue fallida, debido a que por diversos motivos el proceso no llegaron a concretarse.

PROCESOS. La gestión 2011 - 2014 del consejo regional aprobó la interpelación como una atribución especial que está respaldado por ordenanza en el Reglamento Interno del Consejo (RIC), pero en los cuatro años no aplicó ni una sola vez esta atribución especial.

En cambio el pleno actual inició este proceso desde el primer año de gestión._Fue en abril del 2015 cuando el pleno del Consejo Regional de Ayacucho inició este mecanismo contra el extitular de la Dirección_Regional de Educación, Leoncio Reyes Benítez, quien fue funcionario de confianza del gobernador Wilfredo Oscorima Núñez.

En ese entonces, el pleno del consejo convocó en reiteradas oportunidades a Reyes Benítez para responder el pliego interpelatotio, pero el entonces funcionario envió documentos para justificar su inasistencia.

Posteriormente surgió problemas con algunas de las preguntas de los consejeros que el director no quiso responder y luego de tres inasistencias, este proceso concluyó con una censura para Reyes Benítez, quién presentó su carta de renuncia a la dirección, pero fue removido del cargo en el mismo sector educación y continúa laborando hasta la actualidad.

Asimismo, en agosto del 2016, durante la gestión transitoria presidida por Jorge Sevilla Sifuentes se aprobó una moción de interpelación en contra del extitular de la Dirección Agraria, Carlos Barrientos Taco, quien no tuvo problemas en responder a los cuestionamientos de los consejeros sobre presuntas anomalías en este sector.

Se siguió los procedimientos, el entonces funcionario recibió el pliego interpelatorio y acudió a la convocatoria para responder a cada una de las interrogantes presentadas por los consejeros que solicitaron su interpelación.

Luego de una extensa sustentación y debate de los consejeros, el proceso concluyó en una ratificación de la confianza de la mayoría de consejeros regionales, quienes adujeron haber quedado satisfechos con las respuestas de Barrientos Taco. Fue el único proceso de interpelación que funcionó hasta la fecha.

Del mismo modo, en abril del presente año, a pedido del consejero Víctor Hugo Pillaca se inició con esta acción de control político en contra de la exadministradora del Gobierno_Regional de Ayacucho, Lilia Huamán Carrasco, quien también fue funcionaria de confianza de Jorge Sevilla en la gestión transitoria.

Desde un primero momento, la funcionaria interpretó el Reglamento Interno del Consejo que en su artículo 16° señala que “el pleno del consejo regional, tiene facultades para interpelar al gerente general, los gerentes regionales, a los directores regionales sectoriales y gerentes de los proyectos especiales, pero que su cargo no tenía ninguna de estas nominaciones, sino que en el organigrama de la institución está considerado como un órgano de apoyo. Luego de una discusión, los consejeros no continuaron con el proceso que quedó fallido.

Incluso, meses después, un ciudadano interpuso una denuncia penal en contra de los consejeros que aprobaron esta moción por el presunto delito de abuso de autoridad, que hasta la actualidad sigue su curso.

Finalmente, el pasado 05 de diciembre, el pleno del consejo regional aprobó la interpelación al gerente de Infraestructura del gobierno regional, Harold Gálvez, quien es funcionario de confianza del gobernador Wilfredo Oscorima, por las presuntas irregularidades en la ejecución de obras a nivel de las provincias de la región.

POLÉMICA. En este caso, se generó una polémica respecto a este mecanismo de control como atribución especial del consejo regional de Ayacucho para con los funcionarios del Gobierno Regional de Ayacucho.

Según refirió el funcionario, quien se respalda en una opinión jurídica, esta atribución corresponde netamente al Congreso de la República y no a los consejos regionales. En reiteradas oportunidades manifestó que esta acción de los consejeros era ilegal y que por ende procedería a denunciarlos penalmente por abuso de autoridad.

Pese a esta advertencia, el pleno del Consejo continuó con esta pretensión y en la sesión del pasado 07 de diciembre se había programado la interpelación para una sesión extraordinaria de ayer a las 11:00 de la mañana, pero por descuido de los promotores de este proceso quienes no elaboraron el pliego interpelatorio y tampoco notificaron al funcionario fue suspendido.

Del mismo modo, para ayer se tenía previsto reprogramar la fecha y hora para la interpelación, pero por la inasistencia de la mitad de consejeros no hubo quórum y tampoco se pudo avanzar.

De persistir los inconvenientes, este proceso de interpelación también resultará fallida, debido a que desde el inicio el gerente Harold Gálvez aseguró que no acudiría al pleno del consejo en calidad de interpelado por tratarse de una acción ilegal.