Operan a niña de 6 años que tenía pus en el corazón y vivirá sin complicaciones

Especialistas sacan más de 300 mililitros de líquido espeso que permanecía en el pericardio
Operan a niña de 6 años que tenía pus en el corazón y vivirá sin complicaciones

Operan a niña de 6 años que tenía pus en el corazón y vivirá sin complicaciones

09 de Febrero del 2018 - 09:35 » Textos: Miguel Núñez » Fotos: Miguel Núñez

Estaba condenada a morir. La niña de iniciales W.M.L. llegó desde el distrito cusqueño de Kimbiri con un primer diagnóstico de insuficiencia cardiaca congestiva; sin embargo, cuando arribó al Hospital Regional de Ayacucho (HRA) identificaron que tenía un problema de derrame pericárdico.

Es decir, la capa que envuelve al frágil corazón de la paciente se había llenado de pus, lo que provocaba que no pueda latir adecuadamente y su vida corría serio peligro.

Asimismo, si no recibía una atención oportuna su enfermedad podría complicarse, por esta razón, iniciaron con las gestiones para referirla a un establecimiento de mayor capacidad resolutiva en la ciudad de Lima, pero no la aceptaron.

INICIO. Ante esta situación adversa, el cirujano pediatra y neonatal del HRA, Gerson Gaspar y el médico cirujano Robinson Mas decidieron intervenirla quirúrgicamente para salvar su vida e iniciaron el proceso con el apoyo de otros profesionales, como anestesiólogos.

La cirugía duró una hora y media y según el personal de salud fue un éxito, debido a que la menor de edad vivirá sin complicaciones más adelante y para conseguir su recuperación fue hospitalizada en la unidad de cuidados intensivos de Pediatría.

“La niña tenía una infección del pericardio, el cual es una capa que envuelve al corazón y esa capa es como una bolsa que se ha llenado de pus y esto provoca que el corazón no pueda latir y un cuadro llamado taponamiento cardiaco, que lleva a la muerte”, subrayó Gerson Gaspar.

Este problema tiene un origen bacteriano, que probablemente ingresó por una vía hematógena, lo que generó una infección en el pericardio. Asimismo, descartó que se trate de un mal congénito.

Finalmente, recomendó no automedicar a los niños y si presenta un malestar llevarlo a un establecimiento de salud para que lo atienda un profesional de la salud, tampoco se debe administrar medicamentos empíricos.