Condenas, El Niño Costero y golpe al crimen organizado

Nuevamente un gobernador de Áncash fue enviado a prisión y difíciles momentos afrontó la población tras las lluvias y huaicos de principios de año
Condenas, El Niño Costero y golpe al crimen organizado

Condenas, El Niño Costero y golpe al crimen organizado

01 de Enero del 2018 - 10:05 » Textos: Miguel Ríos » Fotos: Correo

El juez leyó la sentencia y, a los pocos segundos, los agentes de la Policía Judicial se acercaron hasta el acusado, quien se mostraba absorto, no terminaba de comprender lo que estaba ocurriendo. La historia se volvía a repetir aquel lunes 10 de abril: el hombre más poderoso de Áncash era enviado a un centro penitenciario.

Sin lugar a duda, uno de los hechos que marcó el 2017 fue la condena a cinco años de prisión que se dispuso en contra del vicegobernador Enrique Vargas Barrenechea, cuando tenía en su poder las riendas del Gobierno Regional de Áncash (GRA), esto luego de la sentencia que en septiembre de 2016 se le dictó a Waldo Ríos Salcedo.

En diciembre, Vargas perdió la última opción que tenía para anular la condena por mentir en su hoja de vida. La Corte Suprema rechazó la casación que planteó su defensa y, por ende, validó la sentencia y abrió el proceso de vacancia.

El año termina en medio de la incertidumbre debido a que no es completamente seguro que Luis Gamarra Alor, quien fue designado como gobernador encargado, siga en el cargo en este último año de gestión. Tras vacar a Vargas (Ríos ya fue vacado en noviembre), según especialistas, el Consejo Regional deberá designar a un nuevo gobernador y un nuevo vicegobernador.

EMERGENCIA. Los ancashinos, especialmente los de la zona costa, difícilmente olvidarán la tarde del martes 14 de marzo. Una torrencial lluvia, que duró por más de seis horas, obligó a todas las familias a proteger sus casas y, en casos más extremos, a buscar refugio en otros lugares a causa de los huaicos y las inundaciones. Este fue el punto más álgido de El Niño Costero.

En Nuevo Chimbote, uno de los pueblos más afectados fue Villa María. Muchas viviendas y calles quedaron inundadas tras el desborde del río Lacramarca. Mientras que en Rinconada, en Chimbote, gran parte de la población quedó en la calle tras el paso de varios huaicos.

La mayor evidencia de la magnitud de este fenómeno de la naturaleza se dio en Huarmey, ciudad que quedó llena de barro. Esta situación ocasionó el cierre del hospital Pedro Tapia Marcelo y conllevó a las autoridades a instalar un hospital de campaña.

Las vías de acceso se dañaron en diversos puntos de la región y esto generó que los viajeros realicen transbordos, en algunos casos cruzando a pie por ríos, para llegar a sus destinos. En Coishco, por ejemplo, el tránsito vehicular se vio afectado tras el colapso del puente Shisho, que dejó sin agua potable a los pobladores del referido distrito.

ORGANIZACIONES. Algo que destacó en el 2017 fue la desarticulación de tres organizaciones criminales que venían operando en las provincias del Santa y Casma.

En mayo, el megaoperativo “Maremoto”, permitió la intervención de 19 presuntos integrantes de la organización criminal “Los Secos de Chimbote”.

Según la Fiscalía de Crimen Organizado, este grupo delictivo -conformado por “peperas” y falsos taxistas- se dedicaba a dopar a sus víctimas y vaciar sus cuentas bancarias.

Otro golpe importante se dio en octubre. Esa vez cayeron 19 miembros de “Los Pistoleros de Casma”. Esta organización era dirigida por el recluso “Loco Willy” y se encontraba implicada en sicariato y extorsión.

Finalmente, en noviembre se logró la detención de 35 integrantes de “Los Chacales del Desierto”. Esta organización, cuyo cabecilla era el exfuncionario César Carbonell, se encuentra involucrada en la venta ilegal de terrenos de Chinecas y, a consecuencia de esta actividad, en 10 asesinatos.