Contraloría advierte “riegos” en colegios de seis provincias de la región Áncash

Entidad de control comprueba carencia de importantes documentos de gestión en planteles pese a que ya se habían iniciado las clases. De igual manera, advierte serias falencias en las infraestructuras de las instituciones educativas visitadas, que ponen en riesgo la integridad de los menores
Contraloría advierte “riegos” en colegios de seis provincias de la región Áncash

Contraloría advierte “riegos” en colegios de seis provincias de la región Áncash

15 de Abril del 2018 - 13:10 » Textos: Gonzalo Horna » Fotos: Correo

Bastó una muestra de solo nueve colegios para que la Contraloría General de la República compruebe que en el caso de Áncash, no hubo “un buen inicio del año escolar”. Un informe emitido por la entidad de control desnuda graves deficiencias en infraestructura así como omisiones administrativas en los planteles del departamento que ya han sido comunicados a la Dirección Regional de Educación de Áncash (DREA).

Las inspecciones se realizaron entre el 5 y 16 de marzo de este año con la movilización de auditores en instituciones educativas ubicadas en las provincias de Casma, Huarmey, Pallasca, Santa y Sihuas.

En el caso de Casma se inspeccionaron los colegios República de Chile y María Reiche Neuman. En tanto en Huarmey se visitó el plantel 88351, en Pallasca el 88173 y en Santa se escogió el colegio 88225 ubicado en el distrito de Moro.

La Contraloría inspeccionó también cuatro colegios de la provincia de Sihuas, en la zona sierra de región. Estos fueron : Manuel Scorza, el 84271, José María Eguren y el 84244.

RIESGOS. Le entidad contralora basó sus acciones de control preventivo en supervisar el proceso de matrícula, la revisión de instrumentos de gestión y la infraestructura y equipamiento de las instituciones educativas.

Las supervisiones hechas suponen acciones de alerta de control tempranas donde se advierten de riesgos que el titular de la entidad local, en este caso la DREA, debe corregir en un breve plazo.

En cuanto al proceso de matrícula, en los colegios inspeccionados no se evidenció condicionamientos económicos a los alumnos, sin embargo sí se pudo comprobar que los planteles no habrían realizado el registro de matrícula en el Sistema de Información de Apoyo de la Gestión Educativa (SIAGIE). Esta omisión genera el riesgo de no contar con nóminas de matrículas oportunas.

El registro en este sistema es responsabilidad, inicialmente del director del plantel, y luego de la autoridad de educación local, tanto de la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL) como de la DREA.

Otra situación de riesgo que ha identificado La Contraloría es que al momento de la inspección, algunos planteles no contaban con plana docente completa, lo cual no garantiza el cumplimiento del plan de estudios del nivel secundario.

Es en el caso de la revisión de documentos de gestión en donde La Contraloría ha evidenciado una de las más graves situaciones para el adecuado desarrollo del presente año lectivo. Resulta que en todos los planteles inspeccionados, no se han encontrado documentos importantes como el Proyecto Educativo Institucional (PEI), el Plan Anual de Trabajo (PAT), Proyecto Curricular Institucional (PCI), el reglamento interno, la falta de un plan lector y la ausencia de una plan de gestión de riesgos y desastres; entre otros.

La Contraloría advierte que la carencia de estos documentos generan la posibilidad de que se desarrolle un trabajo sin planificación adecuada, en afectación de los escolares.

“En el tema de instrumentos de gestión institucional, de las nueve instituciones educativa visitadas, a la fecha de visita, todos no contaban con los documentos respectivos debidamente aprobados para su ejecución (...) todo esto pone en riesgo el bueno inicio del año escolar, porque denota que no hay una adecuada planificación”, comentó Violeta Torres Arteaga, supervisora de la Oficina de Control Regional Chimbote de la Contraloría General de la República, quien participó de estas acción de control.

El tercer punto materia de la intervención de La Contraloría es quizá uno de los más preocupantes. Se trata de la infraestructura de los planteles en donde estudian los menores. Las condiciones son deplorables y representan un grave peligro para la integridad física de los niños y jóvenes de estos colegios.

“De las nueve instituciones educativas, las nueve presentan deficiencias, tanto en sus servicios de comunicación porque no tiene teléfono fijo, no tienen internet. Cercos perimétricos los tienen totalmente deficiente, en algunos inclusive, como en la provincia de Sihuas, todo el perímetro (del plantel) no está cercado, otros tienen unas mallas y eso pone en riesgo a los niños, toda vez que estamos hablando del nivel primario, ya que tiene que reunir las garantías”, mencionó la supervisora.

En este mismo punto, también se ha advertido losas deportivas que no brindan las garantías, así como pisos y techos con rajaduras y que necesitan un cambio urgente. Asimismo, se ha observado la ausencia de rampas para discapacitados, barandas en escaleras y sin mallas para protección solar y la falta de extintores.

“La conclusión a la que se ha llegado es que el servicio de la educación básica regular, tanto en el nivel primario y secundario, no se encontrarían en condiciones, tanto en nivel de documentos de gestión que van a orientar la labor que pueda desempeñar cada docente del aula, asimismo el tema de la infraestructura, estaría poniendo en riesgo la integridad física de los niños” enfatizó Torres Arteaga.

PIDEN RESPUESTA. El informe de la Contraloría advirtiendo todas estas situaciones ha sido comunicado al titular de la DREA, Jaime Cupe Cabezas, a través de un documento enviado el pasado 27 de marzo.

En el informe se le otorga un plazo de 20 días hábiles para que comunique a la entidad de control las acciones que ha previsto su despacho a fin de hacer frente a esta situación, sin embargo hasta la elaboración de este informe, la Oficina de La Contraloría en Chimbote informó que no ha recibido respuesta alguna.

Lo más leído