Contraloría: el GRA entregó obra en “La Caleta” a empresa que no cumplía con requisitos de bases

Informe de la entidad de control señala que miembros del Comité de Licitaciones descalificaron a un postor que ofrecía el servicio por un precio base menor al que se adjudicó
Contraloría: el GRA entregó obra en “La Caleta” a empresa que no cumplía con requisitos de bases

Contraloría: el GRA entregó obra en “La Caleta” a empresa que no cumplía con requisitos de bases

11 de Noviembre del 2018 - 09:28 » Textos: Gonzalo Horna » Fotos: Correo

Un informe de la Contraloría General de la República ha puesto en evidencia presuntas irregularidades que se habrían cometido en el proceso de selección para el mejoramiento de la infraestructura del hospital La Caleta de Chimbote, que tiene un valor de 1 millón 394 mil soles, los cuales serán financiados por el Gobierno Regional de Áncash (GRA).

En su informe, La Contraloría, hace mención a cinco hechos que para los auditores generan “riesgos”, sin embargo, en realidad, despiertan serias dudas de cómo se llevó adelante el proceso. Tal es así que este documento ya se encuentra en manos de la Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios. De igual forma, el Órgano de Control Institucional (OCI) del mismo GRA, ya ha dado cuenta de los hallazgos al titular de la entidad regional, Luis Gamarra Alor.

LOS HECHOS. ¿Qué encontró La Contraloría? En primer lugar, observan que el GRA tuvo que declarar la nulidad del proceso en un primer momento y retrotraerlo hasta la etapa de absolución de consultas y observaciones, debido a que se habría incurrido en una falta de la Ley de Contrataciones.

Sucede que el proceso fue convocado el 16 de julio de este año. Uno de los participantes observó que en el portal del Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado (SEACE) se había consignado como fecha de inscripción de participantes del 17 de julio hasta el 16 de agosto y la presentación de ofertas estaba prevista para el 12 de setiembre, “no cumpliendo el cronograma establecido” por la Ley de Contrataciones.

En vista de esa observación, el gobernador regional, Luis Gamarra, el 7 de agosto, declaró nulo el proceso, volviéndolo a la etapa de absolución de consultas.

Se señala también que no se respondieron a las observaciones planteadas por los consorcios Cusa sac y Samin sac.

“(...) habría limitado o afectado la libre concurrencia de postores, quienes al haberse registrado como participantes y al advertir las omisiones del comité especial, podrían haber desistido de presentar sus propuestas, al evidenciar que no habría un trato imparcial, por lo que se habría ocasionado el riesgo de que la entidad pierda la posibilidad de contratar en mejores condiciones de calidad y precio”, señala el documento de La Contraloría.

La segunda observación hecha por La Contraloría, también tiene que ver con aspectos de presentación y admisión de propuestas. El GRA había fijado como horario para este acto a las 10:00 de la mañana, pero sin embargo, recién se realizó a las 4:00 de la tarde, debido a una protesta que se realizaba en la sede central de la entidad regional.

Esta demora no solo hizo que algunos postores se retiren, sino también el notario que debía certificar aquellas propuestas que no fueron aceptadas. Para La Contraloría, esto afecta la transparencia del proceso de selección.

En el tercer hecho, los auditores indican que el lugar donde se llevó adelante la presentación y admisión de ofertas no era el adecuado. Mencionan que este acto se realizó en la Oficina de Infraestructura del GRA y que se hizo sin la presencia de todos los miembros del comité especial, afectando una vez más la transparencia del proceso.

DELICADO. Sin duda, lo más delicado del informe de La Contraloría son los riesgos 4 y 5. En el primero, indican que el Comité Especial de Licitaciones descalificó al Consorcio Chimbote, como postor hábil, esto pese a que su propuesta era la del menor valor referencial.

El argumento que usaron los funcionarios responsables del proceso es que la empresa en mención habría presentado información inexacta al momento de inscribirse. Pero el detalle que advierte La Contraloría que esta verificación que hicieron los funcionarios regionales, según las normas de contratación, debe realizarse luego del otorgamiento de la buena pro.

Este hecho podría hacer que el postor afectado presente un recurso de impugnación a todo el proceso y que este pueda ser declarado nulo.

En el quinto hecho, La Contraloría, señala que la buena pro fue otorgada al consorcio La Caleta, esto pese a que no habría cumplido con lo estipulado en la bases que elaboraron los mismos funcionarios.

El incumplimiento era fácil de detectar. Estaba referido a la experiencia que presentó el consorcio ganador en uno de sus profesionales. En uno de los anexos que alcanzó la empresa se lee claramente que el cargo de asistente de obra no fue ocupado por el ingeniero que presentó la empresa ganadora.

También indican que para el cargo de maestro de obra, el consorcio no acreditó el título técnico o profesional del trabajador presentado en su propuesta, pese a que las bases así lo exigían.

Sobre la presentación de la carta de compromiso de alquiler de equipos que alcanza el consorcio, La Contraloría subraya que se debe verificar que la empresa cuenta con la disponibilidad de los equipos.

“(...) los hechos observados denotarían que no se habría efectuado una evaluación de las ofertas de ambos consorcios, respetando el principio de trato igualitario, lo que podría generar la nulidad del proceso y que la entidad pierda la posibilidad de contratar en mejores condiciones de calidad y precio, sobre todo considerando que el Consorcio Chimbote presentó la oferta económica más baja”, enfatiza la Contraloría en esta parte de su informe.

Lo más leído