Temas

Eudosio Escalante: “Ante el peligro, solo nos queda ofrendar nuestra vida”

Habla el juez del Santa a quien pretenderían asesinar por sus decisiones en contra de organizaciones criminales
Eudosio Escalante: “Ante el peligro, solo nos queda ofrendar nuestra vida”

Eudosio Escalante: “Ante el peligro, solo nos queda ofrendar nuestra vida”

18 de Junio del 2017 - 09:07 » Textos: Gonzalo Horna » Fotos: Correo

Con su voz de volumen bajo y su apariencia tranquila, el juez del Sexto Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte de Justicia del Santa (Chimbote), Eudosio Escalante Arroyo, tiene en su manos casos que involucran a peligrosas organizaciones criminales, serios delitos de corrupción en las que estarían inmersas autoridades de turno y las carpetas donde se indaga sobre dinero de origen ilícito.

El juez Eudosio Escalante ha sido noticia al finalizar esta semana porque un informe de la Policía Nacional del Perú, alerta de un plan presuntamente para asesinarlo, que habría sido gestado luego que mandó a la cárcel a 16 integrantes de la organización “Los Secos de Chimbote”.

Ayacuchano de nacimiento y con experiencia impartiendo justicia en casos fuertes cuando se desempeñó como juez en el VRAEM, Eudosio Escalante nos dice, con la misma certeza en la voz de cuando emite sus fallos, que no tiene miedo a lo que pueda venir y que incluso no le importaría ofrendar su vida, con tal de defender sus decisiones, que él considera amparadas en una adecuada base legal.

El magistrado concedió una entrevista a Correo para conversar sobre el tema de sus amenazas y también sobre cómo marcha su despacho que hasta la fecha tiene una carga de 400 expedientes.

¿Qué tan difícil ha sido conducir desde su juzgado investigaciones relacionadas con crimen organizado y corrupción de funcionarios, sobre todo en esta provincia, que ha sido golpeada duramente por estos males?

Es un tanto difícil en la medida que nos hemos encontrado con fiscales que no tienen mucho dominio en relación a la estrategia de investigación, a los que es la litigación oral. En lo que respecta al delito de corrupción de funcionarios al haber encontrado deficiencias, investigaciones incompletas, sin ninguna teoría del caso, entonces mi persona oportunamente a comunicado a Presidencia(de la Corte del Santa), a la Presidencia de la Junta de Fiscales, a la Procuraduría Anticorrupción y a las instancias superiores del Ministerio Público para que a nivel de alta instancia se establezcan reuniones, para efectos de determinar directrices que conlleven a una investigación eficiente, porque la mayoría de los casos que se vienen ventilando a nivel de la fiscalía de corrupción de funcionarios, tiene ciertas deficiencias, en muchos de ellos se dispuso el sobreseimiento de la causa, otros han pasado a juicio oral, pero con ciertas deficiencias.

Claro, pero digamos, cuáles son las deficiencias en las que comúnmente se viene incurriendo

La deficiencia de mayor notoriedad es que los fiscales no tienen dominio, respecto a la teoría del delito. Un hecho que es comunicado a la Fiscalía, con ciertas características de ser delito de corrupción de funcionarios, lo califican así en forma genérica, lo califican como peculado, colusión o malversación u otras figuras, pero esa circunstancia conlleva que al finalizar la investigación preparatoria tenga muchos problemas y solicitan a veces sobreseimientos por peculado y acusan por colusión, cuando en realidad el delito de colusión por su propia naturaleza, ya engloba esa conducta de apropiarse. Con qué finalidad se colude un funcionario, siempre es en su afán de apropiarse, de defraudar, ya existe jurisprudencia de la doctrina en señalar que en realidad el acto de corrupción, en ciertos casos, no en todos, hay situaciones donde aparentemente se comete el concurso ideal y subsume y eso viene a hacer uno de los problemas de mayor trascendencia.

Lo segundo, es el incumplimiento de los plazos, a tal punto que mi despacho, en un proceso penal ha dispuesto el control de plazo de oficio, situación que genera cierto malestar.

¿Cuántos procesos por corrupción se ventilan actualmente en su despacho?

Se debe tener en cuenta que yo estoy a cargo de este juzgado, que tiene una competencia supraprovincial, o sea no solamente conozco proceso de la provincia del Santa, sino también de Casma, Huarmey, Corongo y Pallasca. Además de los delitos de corrupción y crimen organizado, también conozco los procesos de lavado de activos. Son tres delitos de gran envergadura como son lavado de activos, corrupción general y lo que es crimen organizado.

Y entre todos estos delitos y todo el ámbito de competencia, ¿cuál es la carga?

La carga procesal que tenemos actualmente es de 400 procesos.

¿Esa es la carga con la que se ha iniciado o ha ido en aumento?

No, más bien, estamos disminuyendo, porque la mayoría esta pasando ya para juzgamiento, entonces formalizaciones son pocas, son procesos antiguos, sobre todo de la provincia de Pallasca, Corongo y Huarmey.

Justamente en cuanto a su despacho, teniendo en cuenta que la mayoría de investigaciones que conoce son complejas, ¿se dan abasto con la carga procesal que actualmente tienen o es necesario crear otro juzgado más?

El señor presidente (de la Corte) y el jefe de Odecma tienen conocimiento de que este despacho está conduciendo de la mejor manera la carga que se me ha asignado, el personal adscrito a este juzgado sí se abastece, de eso no tenemos ninguna queja, hay apoyo logístico, la administración del módulo siempre está pendiente de cualquier asunto que podría siempre afectar el normal funcionamiento de este juzgado. Siempre estamos superando esas deficiencias, los especialistas de causa tienen mucha experiencia.

Al final de año, ¿cuántos casos podrían pasar a la etapa de juicio oral?

En el mes de agosto, vamos a cumplir el primer año de funcionamiento de este juzgado, entonces esperamos resolver la carga al 80% mínimamente.

Doctor permítame tocarle el tema de las amenazas hacia su persona y hasta incluso se habla de un plan para asesinarlo, ¿cómo se siente?

Es una noticia que ciertamente, afecta, como persona. Gracias a Dios yo estoy solo acá, toda vez que esta noticia afectaría la estabilidad emocional de mi esposa y mis hijos, cosa que no sucede, porque están en otro departamento. En segundo lugar, podría decir que son situaciones que derrepente siempre están relacionadas con el ejercicio de la función básicamente de los jueces penales.

¿Anteriormente ha tenido una experiencia similar de amenazas?

En el VRAEM igual, logramos salir gracias a Dios, con mayor tranquilidad, siempre contábamos con el apoyo de la Policía. Durante el ejercicio de mi función como juez, sea en esta ciudad, como también en el VRAEM he tenido la suerte de contar con el apoyo de los oficiales de la Policía Nacional del Perú.

Cuándo a usted le dijeron que en la Corte del Santa iba a conocer casos de crimen organizado, de corrupción de funcionarios, ¿un poco sabía que se arriesgaba a que pase lo de ahora?

Sí, obviamente, al momento de asumir la competencia de los delitos de corrupción y lavado de activos así como los de crimen organizado, se está expuesto a ese tipo de peligros en cada término. Ante ello solo me queda dejar establecido que ninguna acción de esta naturaleza va a torcer mi decisión. La provincia del Santa, Casma, Huarmey, Corongo y Pallasca, tiene pleno conocimiento de mis pronunciamientos, el Colegio de Abogados, la Dirección de la Defensa Pública, siempre han expresado de que este juzgado imparte una justicia predecible, mis decisiones son predecibles. En tal sentido, si ante un hecho de esta naturaleza concurren copulativamente los tres presupuestos que exigen el artículo 268 del Código Procesal Penal, más los otros presupuesto que exige la casación 626-2013 de Moquegua , entonces, yo, no tengo porque tener miedo a las personas de mal vivir, para acomodar mi decisión en función al miedo.

Termino señalando que en mi condición de ser ayacuchano, no tenemos miedo al peligro, y ante el peligro, solo nos queda ofrendar nuestra vida. Ojalá que esto no se concrete, siempre contamos con la colaboración de la Policía Nacional, hasta la fecha la Policía trabaja de manera denodada, tal es así que en este caso (de “Los Secos”), la investigación ha sido muy completa, ha hecho un trabajo cuidadoso, un seguimiento de siete meses, que ha todas las luces, ha sido el sustento definitivo para que mi despacho concluya que había aparentemente, en este proceso, se podría terminar con una sentencia condenatoria.