Testigo en reserva dice que “La Mama” le contó que era amenazada

Señala que Hilda Saldarriaga le confió que recibía llamadas de César Álvarez y más de Luis Arroyo Rojas
Testigo en reserva dice que “La Mama” le contó que era amenazada

Testigo en reserva dice que “La Mama” le contó que era amenazada

04 de Mayo del 2018 - 08:42 » Textos: Redacción » Fotos: Correo

En el marco de la investigación que se sigue contra el exgobernador regional de Áncash, César Álvarez Aguilar, el exalcalde de la provincia del Santa, Luis Arroyo Rojas y otros más por el crimen de Hilda Saldarriaga Bracamonte, “La Mama”; un equipo de la Primera Fiscalía de Crimen Organizado de Lima se ha desplazado hasta Chimbote para tomar declaraciones a un grupo de testigos en reserva y a un agente policial.

Las diligencias se han desarrollado los días 2 y 3 de mayo y estuvieron a cargo de la fiscal adjunta de criminalidad organizado, Gladys Córdova. También participó la defensa de los acusados, entre ellos los abogados del exgobernador César Álvarez.

En el caso de los testigos en reserva, tres pertenecen propiamente al caso “La Mama”, mientras que uno tiene esta condición en la pesquisa del crimen del exconsejero Ezequiel Nolasco Campos. Lo que se hizo con ellos, en realidad, es recoger la ampliación de sus declaraciones iniciales. En tanto, la agente policial, identificada como Sandy Vásquez Román fue interrogada a petición de la defensa de Álvarez Aguilar.

El primer día de interrogatorio, inició a las 10:00 de la mañana y culminó pasado las 5:00 de la tarde.

Fuentes del Ministerio Público han revelado a Correo, que, de manera general, los testigos en reserva se ratificaron de sus declaraciones iniciales ofrecidas a la Fiscalía.

Los testigos en reserva que brindaron sus declaraciones en estos días de diligencia han sido el 20, 70, 11072015 - H y el 11-2014.

AMENAZAS. Sin embargo, un dato que la Fiscalía considera valioso, es lo aportado por el testigo con código 11072015-H, quien ha señalado que constantemente Saldarriaga Bracamonte le comentaba que recibía “amenazas” de César Álvarez y Arroyo, a quienes la Fiscalía ha sindicado como autores intelectuales del crimen de “La Mama”; refieren fuentes de Correo presentes en el interrogatorio.

“Todo mundo lo sabía, ella era testigo clave en este caso (en el primer atentado de Nolasco)”, fueron algunas de las respuestas dadas por este testigo.

Esta persona ha precisado que las supuestas amenazas se realizaban a través de llamadas telefónicas. Aunque reconoció que en ningún momento fue testigo presencial de estas comunicaciones amenazantes, puntualizó que Saldarriaga constantemente le refería que las recibía y que “por eso se sentía con miedo”.

Según el testigo 1107, Saldarriaga Bracamonte le señaló que quien le llamaba más seguido era el exalcalde provincial, Luis Arroyo.

Esta persona también habló en el interrogatorio sobre las supuestas dádivas que habría recibido Saldarriaga a cambio de su silencio y sindicó que el nexo para ello era el expolicía Ricardo Wilfredo Patiño Marmanillo, quien ha sido absuelto por la Corte Suprema de Justicia, por el delito de encubrimiento real, justamente por estos hechos de los que habla el testigo.

EL CRIMEN. En tanto, el testigo en reserva número 20, en esta declaración, se ha ratificado en narrar, cómo ocurrió el crimen de Hilda Saldarriaga. Esta persona refiere haber estado a unos 2 metros del asesino de “La Mama”. Sin embargo, la parte de la defensa de los investigados le pidió que brinde detalles de las características físicas del asesino, pero la Fiscalía se opuso a esta pregunta porque sostuvo que el testigo ya había participado en una diligencia de reconocimiento e incriminación del asesino.

La defensa de los investigados le consultó al testigo con código 20 si conocía a una tal “Pocha” y si sabía si días antes del crimen de Saldarriaga habría tenido alguna discusión con el hijo de esta, a lo que cual respondió que no.

Los abogados de los investigados también le consultaron si es que sabía que Saldarriga y uno de sus hijos estaban involucrados en el cobro de cupos o tráfico de tierras, pero también respondió que desconocía tal situación.

Luego, ofreció los mismos detalles que anteriormente ya había dado sobre cómo ocurrió el crimen de “La Mama”, la madrugada del 11 de junio de 2013 en el interior de su vivienda, ubicada en la invasión Tahuantinsuyo, en el distrito de Nuevo Chimbote.

Lo más leído