En Sanidad PNP habrían cambiado muestras de sangre de alcalde y chofer intervenidos presuntamente ebrios

​Policía que intervino a autoridades en Apurímac con síntomas de ebriedad solicitará contraprueba y homologación de sangre
En Sanidad PNP habrían cambiado muestras de sangre de alcalde y chofer intervenidos presuntamente ebrios

En Sanidad PNP habrían cambiado muestras de sangre de alcalde y chofer intervenidos presuntamente ebrios

09 de Enero del 2018 - 10:54 » Textos: Paul Pilco » Fotos: Correo Cusco

Escándalo a la vista. Pese a que en la diligencia de constatación de hechos tanto el alcalde de Pocohuanca Wilde Mendoza, así como el chofer Wilber Ricaldez Román -luego se supo que era regidor de dicha municipalidad- reconocieron haber ingerido bebidas alcohólicas el día de la intervención, extrañamente los resultados de las pruebas de dosaje etílico tomadas en la Sanidad PNP de Abancay salieron negativos para ambas personas.

De no ser por la divulgación de un video donde se observa a Wilde Mendoza en estado etílico (salvo que haya fingido esa condición) acompañado de su esposa a quien llamó la “primera dama”, otra hubiera la historia de esta intervención policial, que tendría más de una contradicción desde la formulación del atestado en la Comisaría de Tintay.

Una de estas precisamente es la que deja mal parado al propio coronel PNP Gilberto Zapata Peña, jefe encargado de la Región Policial de Apurímac, quien dio a conocer sobre la intervención a la camioneta el pasado martes 2, indicando además que tanto el chofer (regidor) Ricaldez Román, así como el alcalde presentaban síntomas de haber ingerido bebidas alcohólicas, además de haber agredido al policía con una piedra.

Se conoció durante la diligencia de constatación de hechos, donde también estuvo presente el fiscal Jaime Gutiérrez Huillca, el SO1 PNP Henry Arnido Huallparaime que intervino a los dos funcionarios municipales se ratificó íntegramente en su informe y en la condición en que se encontraban ambas autoridades.

Tras tomar conocimiento que los exámenes de dosaje etílico salieron negativos (Mendoza y Ricaldez no bebieron ni una gota de alcohol según la prueba cuantitativa), solicitó que se efectúe una contra muestra y homologación de la sangre en un laboratorio de la ciudad de Lima.

A raíz de este resultado que deja sin sustento la versión del policía agredido –se presume que las muestras de sangre no corresponderían a los intervenidos, sino de terceras personas- por ello, se habría dispuesto una investigación interna de lo actuado en la Comisaría de Tintay, así como del personal de la Sanidad que tomó las pruebas, decisión que se confirmará en breve.

Por su parte, el fiscal Jaime Gutiérrez que condujo la diligencia programada el viernes último, sostuvo que “había versiones contrarias” en torno a este caso, razón por la cual iniciará investigación preliminar por los próximos 90 días.