Violento asalto deja tres heridos de bala en Challhuahuacho

Hampones se llevaron 200 mil soles
Violento asalto deja tres heridos de bala en Challhuahuacho

Violento asalto deja tres heridos de bala en Challhuahuacho

06 de Diciembre del 2017 - 15:20 » Textos: Paul Pilco » Fotos: Correo Cusco

Cinco hampones armados asaltaron a plena luz del día a una comerciante que minutos antes había retirado una fuerte suma de dinero de una entidad financiera ubicada en el distrito de Challhuahuacho, provincia de Cotabambas, en Apurímac.

El hecho se registró al mediodía de ayer en la puerta de la panadería Marbeli situada a dos cuadras de la referida agencia y en una transitada arteria de la localidad.

Los delincuentes para perpetrar su fechoría utilizaron tres vehículos (dos automóviles y una camioneta) siguiéndola a prudente distancia hasta su negocio situado en el sector conocido como Diagonal Sausama.

Juana Paniura Huamaní (60) y su yerno César Berrio Ochoa (30) fueron interceptados por dos hampones armados apenas bajaron de su camioneta con placa de rodaje X3Z-922, quienes al oponer resistencia y evitar que se lleven la fuerte suma de dinero fueron heridos a quemarropa.

Durante el violento asalto también resultó herido Cirilo Martínez Berrio (19), quien salió en defensa de sus familiares al escuchar los gritos de auxilio y amenazas de los malhechores.

Aunque hasta el momento se desconoce con exactitud el monto de lo sustraído, fuentes extraoficiales afirman que superaría los 150 mil soles.

Tras cometer su fechoría los facinerosos siempre utilizando tres vehículos, emprendieron veloz fuga con dirección hacía el distrito de Progreso (en Grau). En tanto, los heridos fueron trasladados al centro de salud y estabilizados por los médicos de turno.

Paniura Huamaní sufrió impacto de bala en la tibia y peroné de la pierna izquierda, mientras que Berrio Ochoa sufrió herida que le compromete la mandíbula inferior y el más joven de los agraviados, presenta un corte en la mano. Los dos primeros fueron referenciados a la ciudad del Cusco.

Plan Cerrojo. El jefe de la Región Policial de Apurímac, coronel PNP Jesús Manuel Vásquez, informó que poco después de haberse producido el atraco se puso en alerta los controles policiales de Progreso, Vilcabamba y Chuquibambilla (en la provincia de Grau), además que una unidad especializada del GOES Abancay partió hacia la zona en apoyo del personal policial.

El oficial dio cuenta que la primera intervención se registró a las 15:25 horas a la camioneta con placa de rodaje P1Z-110 con tres de los facinerosos a bordo. Esta acción estuvo a cargo del personal de la Comisaría de Vilcabamba que salió fuertemente armado para hacerles frente.

La captura del segundo vehículo con placa de rodaje X3C-456 (al parecer clonada) y con otros dos delincuentes se produjo por los agentes del GOES cuando ambos se encontraron en la vía que conecta hacía la localidad de Chuquibambilla.

El tercer vehículo que también fue usado durante el asalto en Challhuahuacho con placa de rodaje D4T-566 (no se descarta que también sea clonada) fue abandonado tras burlar el control policial de Progreso.

Durante las intervenciones fueron incautadas tres modernas pistolas, una Pietro Beretta y dos semi automáticas marca Sig Sauer de fabricación alemana recientemente adquiridas, todas de calibre 9 milímetros.

La Policía sospecha que los delincuentes (cuyas identidades no fueron proporcionadas por encontrarse en verificación) son procedentes de Lima y se habrían puesto en contacto con un poblador local para recorrer por varios días el distrito e identificar a potenciales víctimas, sobre todo, de comuneros de Fuerabamba que hoy tienen negocios y diversas empresas instaladas en la zona por el proyecto minero Las Bambas.

Los hampones se encuentran detenidos en la comisaría de Vilcabamba y en las próximas horas serán traslados hacía Challhuahuacho bajo estrictas medidas de seguridad para proseguir con las investigaciones y recuperarse la totalidad del dinero sustraído.

DATO:

-Se conoció que los policías de la Comisaría de Challhuahuacho por no tener una patrulla policial para darles alcance a los delincuentes usaron vehículos particulares que fueron prestados por los mismos pobladores.