​Anciana termina con fierro incrustado en el cráneo y vive de milagro

Bomberos y médicos le quitan varilla y recorren clínicas donde no recibían a la víctima
​Anciana termina con fierro incrustado en el cráneo y vive de milagro

​Anciana termina con fierro incrustado en el cráneo y vive de milagro

09 de Enero del 2018 - 09:38 » Textos: Herson Alcántara » Fotos: Correo

Cuando los bomberos tambinos llegaron a la vivienda ubicada en la calle Ramiro Prialé en Miraflores Sapallanga, la anciana Jesusa Córdova (74) estaba en la gradería, recostada y tenía una varilla de fierro incrustada en la cabeza.

Increíblemente, la anciana estaba consciente e imploraba que la ayuden. El objeto en su cabeza, había ingresado por su pómulo derecho en forma diagonal y quedó incrustado en la cavidad craneal sin orificio de salida, relató el paramédico Manuel Castro, que asistió a la septuagenaria.

Uno de sus vecinos que era médico, autorizó que a la paciente le apliquen una vía de suero para estabilizarla, además asumieron la difícil decisión de sacarle el fierro que estaba cimentado en las graderías.

PENOSO TRAYECTO. El hecho ocurrió a las 4 horas y luego de retirar el fierro evacuaron a la sobreviviente a una clínica de la avenida Daniel Alcides Carrión, donde no fue atendida porque no había neurocirujano. Luego la llevaron a otra clínica de El Tambo, donde tampoco le brindaron la atención y hasta querían cobrar por el uso de la ambulancia.

Los bomberos estaban desconcertados, la víctima finalmente fue evacuada al hospital Daniel Alcides Carrión, donde permanece en constante observación. “Lamentamos la falta de sensibilizan del personal de algunos centros hospitalarios que son insensibles ante el dolor ajeno de pacientes en grave riesgo”, comentó un bombero.

EXPLICA. Para explicar un poco, la situación de la anciana y como es que logró sobrevivir, le consultamos al neurocirujano del hospital Carrión, Ramiro Coasaca, quien refirió que es muy difícil que una persona sobreviva ante un accidente de esta naturaleza. Sin embargo, en este caso, al parecer, la varilla no daño estructuras vitales del cerebro. Aunque no se descarta que tras el accidente la paciente pueda sufrir algunas consecuencias neurológicas que puedan afectar algunas acciones motoras.

OTRO CASO. En el año 2017, un varón terminó con un palo incrustado luego de sufrir un accidente en un bus, la víctima vive para contarlo.