Temas

Arriesgan su vida e ingresan al fondo de un pozo de filtración para recuperar cadáver de ingeniero

Policías, serenos y bomberos trabajan arduamente para sacar el cuerpo del joven profesional
Arriesgan su vida e ingresan al fondo de un pozo de filtración para recuperar cadáver de ingeniero

Arriesgan su vida e ingresan al fondo de un pozo de filtración para recuperar cadáver de ingeniero

09 de Agosto del 2017 - 22:20 » Textos: Jarmila Medina » Fotos: Jarmila Medina

Le faltaba poco para recibir el titulo profesional  como ingeniero forestal en la Universidad Nacional del Centro del Perú (UNCP), pero sus sueños se apagaron para siempre en un pozo de filtración de 30 metros de profundidad.

Fabricio Elvis Galvez Palomino (24) ingresó al subsótano del Edificio “Las Dos Torres” en la cuadra cinco de la calle Panamá en Huancayo para tomar muestras de la cantidad de salitre del agua que se debía controlar cada 20 días. Él estaba acompañado con otro trabajador, al parecer ingresó sin las medidas de seguridad y ocurrió lo imprevisto.

DIFÍCIL. Fabricio habría perdido el conocimiento por los gases que emanaban del pozo y según un testigo se habría hundido a las 13:45 horas de hoy. Su acompañante trató de rescatarlo, según contaron los vecinos, pero el intento fue inútil. Una efectivo del Serenazgo de Huancayo que transitaba por la zona fue alertada, por lo que llamó a sus compañeros, pero también el intento por rescatar a Fabricio, quién era administrador del edificio, fue nula. 

Los efectivos del Escuadrón de Emergencia instalaron un trípode para recuperar el cuerpo. La labor se inició a las 15:45 horas con el uso de sogas, arnés linternas, mascarillas y balones de oxígeno proporcionado por los bomberos de Huancayo que junto a los policías recuperaron el cadáver. 

El suboficial Sedano ingresó al reducido  espacio con ayuda del brigadier Cano y valiéndose de un garfio sujetaron el cuerpo del joven. Veinte policías, bomberos y 2 serenos en medio del llanto de sus familiares lograron sacar al ingeniero a las 18:35 horas.

DECESO. El ingeniero controlaba el salitre del agua porque el exceso afectaría las columnas del edificio.