Escolares realizan visita guiada en quechua en museo y la waka de Wariwillka

Conocen como la palma de su mano del surgimiento de wankas en el Valle del Mantaro
Escolares realizan visita guiada en quechua en museo y la waka de Wariwillka

Escolares realizan visita guiada en quechua en museo y la waka de Wariwillka

06 de Noviembre del 2017 - 09:03 » Textos: Carmen Ramos » Fotos: Carmen Ramos

Procede de un hogar humilde. Su padre es un albañil que construye viviendas y su madre es ama de casa, pero Rosaida Sacha Marcas con solo 14 años, se proyecta a crecer mucho más. Ella es una de las guías que da la bienvenida y lleva a los turistas por los enigmáticos misterios del complejo arqueológico de Wariwillka. Lo curioso es que lo hace en su idioma natal, el quechua.


“Cai wariwilcapi, ccacaniku ccamuychi, cai Huancayopi, ccancanicu huariwilcapi, jancuna jamuychic...Estamos en Wariwillka vengan a visitarnos” son algunas de las frases que nos dice como bienvenida, la ilustre guía. A Rosaida, la descubrieron como una visitante más. Ella concurría al museo a escuchar sobre la historia del lugar donde reside, le parecía maravilloso que la ciudadela escondiera tantos misterios de la cultura wanka.

DESTACA. “La niña siempre venía y pasaba por el museo, un día la invitamos, nos enteramos que hablaba quechua, eso es un punto a su favor para ser una excelente guía”, manifestó el director del complejo arqueológico de Wariwillka, Rober Arroyo Huamán.
Ayer, cientos de personas tuvieron la oportunidad de conocer a la adolescente, que es una admiración por sus conocimientos. “En el museo podemos conocer a la dama de Huari, la momia de una mujer torturada, la waka de Wariwillka con sus aposentos, cárceles, lugares de entierros, almacenes de ofrendas, el manantial donde las parejas se juran fidelidad”, nos comenta Rosaida, que estudia en el colegio Alfonso Ugarte de Huari, donde están orgullosos de ella.


CONCURRIDO. Unos 1500 visitantes recibió ayer el complejo arqueológico de Wariwillka, como parte del programa Museos Abiertos.
Visitantes conocen de nuestra cultura./Carmen Ramos