Huancaínos también celebraron Año Nuevo en el cementerio

Muchos pasaron el primer día del 2018 junto a sus seres queridos que ya no están pero igual gozan
Huancaínos también celebraron Año Nuevo en el cementerio

Huancaínos también celebraron Año Nuevo en el cementerio

02 de Enero del 2018 - 11:07 » Textos: Omar Vargas » Fotos: Correo

¿Por qué un primero de enero va tanta gente al cementerio? Pregunto y una señora de amplio sombrero, con faldas hasta las rodillas y unas medias que oculta toda la curiosidad me responde: “los vivos vienen todos los años, pero las almas también celebran, es como si se encontraran y bailaran. Festejan entre ellos”.

Frente al Cementerio General de Huancayo se vive -y se siente- una costumbre que muy pocos conocen. Dicen que hay vida después de la muerte, y acá parece que es una realidad.

“Tengo cinco años en mi negocio. He visto como se matan, pero también veo como vienen muchas parejas. Como si la muerte también provoca hacer el amor”, me cuenta Domitila, aquella mujer que no para de trabajar y pasar los cigarros y la cerveza a todas las mesas donde también hay “muertos” pero por el alcohol.

Para muchos ya no se trata de pasar con cábalas. Mucho menos, prendas de color festivo.

Eso si, lo más singular, hay gente con traje ficho, entran con buenas prendas, de lo mejor para esta ocasión, como si fuera un ritual y asegurando que en esta vida no se olvida, solo se extraña. También están aquellos de gorros con colores raros, pantalones caídos y casacas que roban dudas, como si al frente del cementerio sería un point o un boulevard como Barranco o Miraflores en Lima, y no importa la hora, total, hay gente de todo tipo y colores las 24 horas.

Por muy extraño, y hasta tétrico que parezca, el cementerio se llena de visitantes en Año Nuevo. No importa si es día de los santos o vivos. Día del padre o de la madre. Esta costumbre, comenzó como una incursión clandestina de los deudos para estar con sus difuntos, y ya se lleva a cabo oficialmente en algunos camposantos.

“Acá también nos agarramos a correazos y a palazos, porque nos gusta, no es cábala, sino una razón de ser feliz este nuevo año”, me dice un tío que acaba de enroscar un pedazo de periódico para golpear a su mejor amigo. Total, si eres feliz, este año no vas a estar muerto.

Música y cerveza es el común denominador.

EN CIFRAS. Según estimaciones, unas cinco mil personas festejaron en el Cementerio, en una tradición que es oficial desde 1998.

Lo más leído