Más de 300 niños todavía mendigan y trabajan en las calles de Huancayo

Mientras tanto albergues para niños en abandono son pocos y no se abastecen
Más de 300 niños todavía mendigan y trabajan en las calles de Huancayo

Más de 300 niños todavía mendigan y trabajan en las calles de Huancayo

20 de Agosto del 2018 - 10:30 » Textos: Ana Cecilia Matías » Fotos: Correo

Lustrar zapatos, pintar en el suelo o vender golosinas, es la única alternativa que tienen cientos de niños, para sobrevivir en Huancayo. Esto, si es que no los obligan a mendigar, aún en el Día del Niño, que ayer se recordó en poca medida.

FOCALIZADOS. Según el Servicio “Educadores de Calle” del INABIF, entre 300 y 360 menores que trabajan y mendigan en nuestra ciudad, son focalizados cada año.

“La mayoría permanece en el centro, los mercados Modelo y Mayorista de Huancayo y el Mercado Modelo de El Tambo”, explicó la responsable, Pilar Miranda.

Ellos tienen entre 6 y 17 años, el 55 % son mujeres y 45 % varones. Lamentablemente el 19 % de ellos se dedican a la mendicidad. “Muchos son explotados por sus propios familiares “, agregó.

Actualmente “Educadores de Calle” tiene 317 menores integrados en su programa para ayudarlos a obtener beneficio social del Estado, acompañar su educación y convencer a sus padres de que merecen vivir como niños.

“El niño que no vive su infancia tendrá menos oportunidades de una vida digna en su adultez. Además en la calle están expuestos a muchos riesgos”, afirmó.

Miranda, también indicó que el número de niños trabajadores ha disminuido en los últimos años, en medida a las redadas y operativos que realizan junto a la Unidad de Protección Especial del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. Sin embargo han sido varios los padres que se han opuesto a parar con la explotación infantil.

“Nos han dicho que en la calle ganan hasta 70 soles diarios, por eso han rechazado oportunidades laborales que les hemos ofrecido”, explicó.

ABANDONO. De otro lado están los niños con abandono moral y físico. Pequeños miembros de familias divididas, afectadas por la pobreza y la violencia.

Según la Sociedad de Beneficencia de Huancayo (SBH), desde 2016 se han registrado entre 20 y 26 ingresos anuales de niños en el Centro de Atención Residencial “Domingo Savio” de Coto-Coto (Chilca)

“Vienen de hogares con padres separados, la mayoría dedicados al alcohol”, explicaron.

En “Domingo Savio”, los menores son internados por disposiciones de la Unidad de Protección Especial de Junín y el Juzgado de familia. Actualmente alberga a más de 70 menores, con el autofinanciamiento de la SBH.

Para la directora de la institución San Pío X, Esther Ildefonso en Huancayo, hace falta la creación de más albergues implementados para niños en abandono. 

Lo más leído