​Niños estudian en escuela de madera que es consumida por polillas

No cuentan con agua, desagüe, ni electricidad y los pequeños tienen pocas oportunidades de desarrollo

26 de Octubre del 2017 - 11:07 » Textos: Etty Janampa » Fotos: Etty Janampa

Los pobladores del centro poblado de Raymondi, pertenecen al distrito de Ulcumayo en la provincia de Junín, sus viviendas son de material rústico, no tienen agua ni desagüe, ni electricidad y cuando quieren hacer una llamada telefónica deben de subir a lo alto de un cerro para ‘chapar señal’.

Hace 52 años lograron que una empresa maderera les construyera una escuelita primaria que ahora alberga a 60 alumnos y el local donde estudian los 30 niños de inicial fue construido por ellos mismos, pero no es más que un armado de palos, calaminas y planchas sin divisiones para las aulas.

DAÑOS. Pero el tiempo y las condiciones climáticas han terminado por desgastar la construcción de la escuela primaria, que ahora se ha apolillado y la base se va hundiendo según narra Tercedes Ticsihua Sanchez, poblador y exautoridad de esta zona. “Hemos querido declarar la escuela en emergencia porque es un riesgo que nuestros niños sigan estudiando allí, incluyendo los 6 niños del Pronoei a los que también han albergado”, indica.

Tercedes Ticsihua dice que pese a la ayuda del alcalde de Ulcumayo, la que agradecen, lo que necesitan son aulas de material noble donde los niños puedan estudiar cómodamente. “A través de gestiones conseguimos que el gobierno regional nos preste atención, pero urge que aceleren el proyecto ”, señala.

La Unidad de Gestión Educativa Local de Chanchamayo los han apoyado con mesas y sillas usadas, pero no todo puede ser llevado por el estado de la carretera.