Desconocida intentó vender a 300 soles a niña que estuvo desaparecida 36 días

La menor fue trasladada al Hospital del Niño, en Lima, en un avión de las Fuerzas Armadas

09 de Mayo del 2018 - 12:47 » Textos: Milton Cahuana » Fotos: Cortesía/Jhimy Gutierrez

"Alita" (2) la pequeña niña que fue rescatada ayer de una comunidad nativa ubicada en Centro Selva Kirishari, ubicado en la provincia de Atalaya – región Ucayali, en la frontera con el distrito de Río Tambo en la región Junín, fue hoy llevada hasta el Hospital de El Niño en Lima.

La menor, que se encontró en el domicilio de Roger Adrián Mario Cruz (28) y Luzmila Poniro Nicanor (24) ambos nativos asháninkas, llegó hasta ese lugar luego de que una mujer desconocida de tez morena y de estatura baja, se la ofreciera a Cruz a 300 soles.Finalmente se la regaló al constatar que el hombre no tenía dinero. “Al principio me pidió 300 soles, la señora y como yo no tenia, me regalo” aseveró el hombre. 

En una avioneta de las Fuerzas Armadas y desde el aeródromo de Mazamari la niña y su madre partieron rumbo a la capital para recibir atención especial dado su delicado estado de salud.

Como se recuerda, Alita fue rescatada ayer en un operativo en el que participaron 15 efectivos de la PNP al mando del Comandante José Pariona Minaya, comisario de Mazamari y 4 efectivos de Serenazgo del distrito de Río Tambo, que se internaron en la selva desde las 3:00 y lograron ubicar a la niña quien estuvo 36 días desaparecida.

Los agentes tuvieron que viajar desde el distrito de Mazamari por 3 horas en camioneta para llegar a la comunidad nativa más una hora a píe para llegar a la vivienda de lo Roger Adrián Mario Cruz (28) y Luzmila Poniro Nicanor (24) ambos nativos asháninkas. Al momento de la intervención, en todo momento los captores se negaban a dar información de la niña pero el jefe de Serenazgo, Leonardo Velázquez Sagastizaval quien habla el dialecto asháninka, los persuadió para que los dejara ingresar.

La menor fue hallada, durmiendo desnuda en una tarima sucia de madera, sus piernas y  partes intimas presentaban quemaduras de segundo grado y por la suciedad abundante todo su cuerpo estaba lleno de caracha y hongos. 

Lo más leído