Un soldado muere y dos quedan heridos al estallar granada de guerra

Realizaban prácticas de entrenamiento en la base contraterrorista de Pariahuanca - Huancayo
Un soldado muere y dos quedan heridos al estallar granada de guerra

Un soldado muere y dos quedan heridos al estallar granada de guerra

12 de Diciembre del 2017 - 18:31 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: Foto referencial - Grupo Epensa

La mala manipulación de una granada de guerra tipo piña cobró la vida de un soldado y dejó herido a otros dos. La tragedia militar se registró a las 9:15 de la mañana de hoy en la base militar de Parihuanca, en Huancayo.

En el momento en que ocurrieron los hechos, los soldados se encontraban participando de una maniobra de preparación militar bajo el mando del Capitán EP. Luis Aguilar Rivera, jefe de la base militar y del subteniente EP Jesús Vivas Huamani. La explosión anticipada se habría producido por una mala manipulación en el artefacto de guerra, el estallido impactó en tres soldados, lamentablemente de manera instantánea falleció el soldado EP. Loli Fernández Sedano, las esquirlas le impactaron en la cabeza y abdomen.

Resultaron heridos los soldados Josep Yallico Ramos quien recibió impacto de esquirlas en ambos hombros; el cabo EP. Luis Poma Inocente también resultó grave con alojamiento de esquirlas en ambas piernas, los heridos fueron trasladados al centro de salud de Parihuanca, por falta de transporte aéreo no pudieron ser llevados a Huancayo, los restos del soldado fallecido en un convoy vía terrestre fueron trasladados en horas de la noche hasta la morgue del Hualhuas.

El fallecido y sus colegas heridos hace dos semanas fueron trasladados desde la base militar de Jauja del Batallón contraterrorista 311, al VRAEM, familiares denunciaron una negligencia, pues aseguran que tomaron conocimiento de que no había permiso para realizar esa clase de práctica con granadas de guerra. Además denunciaron que por el recorte de pagos por derecho de riesgo de vida desde los meses de octubre y noviembre, sus hijos pidieron su traslado al cuartel de Chilca, ya que pese a estar en zona de riesgo no recibían compensación por el Estado.