Unos 100 niños trabajan en las calles para comprar sus útiles escolares

Serenos advierten que menores corren peligro en la vía pública ya que laboran hasta la noche
Unos 100 niños trabajan en las calles para comprar sus útiles escolares

Unos 100 niños trabajan en las calles para comprar sus útiles escolares

23 de Enero del 2019 - 09:09 » Textos: Carmen Ramos » Fotos: Correo

Unos 100 niños aproximadamente han dejado sus hogares para salir a la calle y ponerse a trabajar, la mayoría lo hace con el fin de juntar dinero para comprar sus útiles escolares, según el reporte del programa Nacional de Bienestar Familiar. Los niños trabajan por lo general en el centro de Huancayo, donde venden caramelos, tunas o se desempeñan como ayudantes en los puestos de comida. En los vehículos de transporte público como combis y custer se desempeñan como cobradores y también, lavan carros.

Niños entre 6 y 10 años 

El jefe de Serenazgo de Chilca, Eden Melgarejo refirió que en el distrito sureño los niños se han focalizado en la calle Real desde la avenida Leoncio Prado hasta la avenida Próceres. Los niños tienen entre 6,7,8, 9 y 10 años, muchos de ellos están hasta las 8 de la noche. La mayoría permanece en los paraderos y donde están los semáforos, donde aprovechan para vender a los transportistas y pasajeros que se desplazan por esa zona. 

“Muchos de estos niños tienen que trabajar, porque sus padres no se encargan de su bienestar, hemos tratado de empadronarlos, pero a veces no quieren dar sus datos, por eso solo nos queda estar al pendientes, ya que sus padres no se encargan de su cuidado y como ya viene la época escolar trabajan para comprar sus cuadernos”, acotó Melgarejo. Ante el grave riesgo que corren en la calle ya que pueden ser víctimas de secuestro o agresiones de parte de gente de mal vivir, los serenos han optado por rondar con el patrullero por la zona y han detectado que siempre existen personas adultas que vigilan que los menores vendan caramelos.

Niños vendedores de gelatina

En el distrito de El Tambo, en los alrededores del mercado Modelo también hay niños trabajando, al igual que en el jirón Deustua. Allí hallamos al pequeño Javier (9) que ofrece sus vasitos de gelatina. En unas semanas volverá a la escuela y necesita dinero para comprar sus útiles.

DELITO. Exponer a los niños al peligro es un delito que cometen los padres de familia y que es sancionado en el Código Penal.

Lo más leído