Ica

Iqueños recuerdan a sus seres queridos en el día de la madre

Mariachis y serenatas fueron los más solicitados en la visita de los iqueños al Cementerio General de Saraja
Iqueños recuerdan a sus seres queridos en el día de la madre

Iqueños recuerdan a sus seres queridos en el día de la madre

14 de Mayo del 2018 - 10:09 » Textos: A. Bernaola » Fotos: Grupo Epensa

Miles de iqueños se abarrotaron en el Cementerio General de Saraja por el Día de la Madre llevando serenatas, flores y muchos recuerdos para sus seres queridos.

El camposanto abrió sus puertas y desde tempranas horas los iqueños llegaron para visitar a sus muertos en una fecha tan significativa.

Ronaldo Gómez cuenta con mucha nostalgia que acude año a año a visitar la tumba de su mamá y, a pesar de los años, el recuerdo de su progenitora siempre está vigente.

“Vengo a visitar año a año a mi mamá en el cementerio, la extraño mucho”, nos comenta entre sollozos.

En esta fecha son los mariachis del Cementerio que aprovechan la ocasión para presentar un recital musical que esté acorde de los gustos de los familiares.

Se toca cumbia, salsa, boleros y otras temas musicales que en vida fueron gusto de sus familiares y también se recuerda a ritmo de cajón y guitarra. También hay quienes recordaron a su ser querido y vivieron un momento agradable e inolvidable pensando en quien ya no está entre ellos.

También el baile y la comida. El pisco, cerveza o cualquier otro trago fueron imprescindibles y forman parte de la tradición de los visitantes para recordar con mucho amor y nostalgia al ser querido.

Las floristas también son importante en estas fechas y una parada obligada antes de ingresar al cementerio para rendirle homenaje a los seres queridos.

La tradición de llegar al cementerio ya sea el día de la madre, padre u otra fecha especial, está bien arraigada entre los iqueños, que año a año se vuelcan a los camposantos de la región a rendir homenaje a la vida de sus seres queridos.

Transporte. El problema también que se presenta es el caos vehicular que inicia desde el cruce de San Joaquín hasta una cuadra arriba del cementerio. Los vehículos se amontonan y, según los visitantes, la falta de apoyo de la PNP Tránsito evita la fluidez del tránsito.

El cementerio también careció de seguridad en su interior y muchos visitantes mostraron su queja por el temor de ser víctima de la delincuencia.