Aumenta la violencia sexual en la provincia de Trujillo

Además, La Libertad es considerada la tercera región con mayor número de denuncias de abuso, según el CEM
Aumenta la violencia sexual en la provincia de Trujillo

Aumenta la violencia sexual en la provincia de Trujillo

25 de Octubre del 2017 - 09:03 » Textos: Vierci Paredes » Fotos: Correo

“¿Por qué no gritó?”, “ella se dejó” o “yo solo la toqué”. Estas son algunas de las desafortunadas frases que últimamente hemos escuchado y leído y que han causado indignación en la población tras conocerse la presunta violación a una empadronadora del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) el día del Censo Nacional.

CRUDA REALIDAD. Tal parece que la violencia se ha convertido en el común denominador en el Perú, tanto así que ha sido catalogado como el tercer país con las cifras más altas de violencia sexual, doméstica y de género, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, el tema de la violencia sexual ha rebasado los límites. La región La Libertad no está exenta a esta realidad, y ha sido considerada como la tercera región con más casos de violencia sexual, después de Lima y Arequipa, según informó la representante del Centro de Emergencia Mujer (CEM) de Trujillo, Isabel Botton Panta.

Los índices de violencia sexual han ido en aumento y a la fecha, en la provincia de Trujillo, se han reportado 145 casos de violencia sexual, la gran mayoría perpetrados contra menores de edad.

La especialista del CEM refiere que en su jurisdicción se han registrado 24 casos de violencia sexual y agrega además que este tipo de casos se registran en su mayoría contra personas en estado de vulnerabilidad.

“Los agresores aprovechan cualquier situación de vulnerabilidad en la que se puedan encontrar las víctimas. El agresor no mide si es que lo van a capturar, si la víctima va a pedir apoyo o lo va a denunciar después, lo que él quiere es simplemente satisfacer sus bajos instintos”, detalló.

DATOS POR CEM. En el Centro de Emergencia Mujer (CEM) de La Esperanza, de enero a setiembre de este año, se han reportado 41 casos de violencia sexual, que equivale al 12.7%. De estas cifras, 34 corresponden a abusos contra menores de 18 años, mientras que para personas adultas se registraron 7 casos, en su totalidad mujeres.

La representante del CEM La Esperanza, Luisa Centurión, indicó algo mucho más preocupante. La mayoría de casos son perpetrados por personas del entorno familiar o con algún grado de consanguinidad con sus víctimas.

“La mayor parte de abusadores son personas que están dentro del entorno familiar, que debería ser el espacio más seguro y confiable, pero aún así la mayoría de agresores suelen ser el padre, el padrastro, primos, entre otros”, explicó.

Ahora bien, el segundo distrito con mayor número de casos de violencia sexual es El Porvenir, que reporta 32 casos, equivalente a un 6.2% de las denuncias recibidas, según lo que informó Sara Cuba, representante del CEM El Porvenir.

La representante del Centro de Emergencia Mujer (CEM) de Florencia de Mora, Karen Gómez, precisó que 26 de estos casos corresponden a agresiones sexuales a menores de edad y 7 a personas adultas.

Erika Carbajal, encargada del CEM El Milagro, señaló que en su jurisdicción se dio apertura al local en abril de este año, por lo que a partir de esa fecha hasta lo que va del año han registrado 23 casos de violencia sexual, todos en menores de edad. De estos menores, solo uno corresponde al sexo masculino.

Finalmente, en el distrito de Florencia de Mora, a la fecha se han registrado 12 casos, teniendo en cuenta que empezaron a atender en mayo de este año en esa jurisdicción.

COMISARÍAS. Desde la comisaría de la Familia en Trujillo, la teniente PNP María Ruíz Huamán informó que de enero a octubre de este año se han reportado 13 casos de tocamientos indebidos y violación sexual.

Este consolidado da un total de 145 casos a nivel de la provincia de Trujillo.

Tras ser consultado por Correo, el psicoanalista Dante Cabos manifestó que estos casos se generan a raíz del resquebrajamiento en la salud mental de las personas que, en este contexto, no contemplan si es familiar, niña o niño, o incluso una persona con discapacidad.

Sin duda, el problema de la violencia sexual seguirá siendo uno de las más graves y al que las autoridades deberán poner mano firme para evitar que las cifras continúen en aumento.