Cada consejero dispone solo de S/ 3,000 al año para fiscalizar

David Calderón, consejero delegado, y Mirtha Higa, consejera por Virú, piden que les asignen mayor presupuesto. Su colega Juan Díaz, de Chepén, propone que usen el dinero de sus dietas para poder viajar y supervisar las obras
Cada consejero dispone solo de S/ 3,000 al año  para fiscalizar

Cada consejero dispone solo de S/ 3,000 al año para fiscalizar

14 de Junio del 2019 - 08:00 » Textos: Alex Martínez » Fotos: Cristina Aguilar

Una de las funciones de los consejeros regionales de La Libertad es la fiscalización. Eso implica obtener documentos (copias), elaborar y enviar oficios, solicitudes, viajar, alimentarse y hospedarse en las provincias en las que se está ejecutando una obra o donde la población busca realizar una denuncia.

Sin embargo, a decir del propio consejero delegado del Consejo Regional de La Libertad, David Calderón de los Ríos, la función de fiscalización resulta complicada de realizar debido al poco presupuesto con el que se cuenta para ese fin.

PROPUESTA

Calderón precisa que el Consejo Regional recibe al año un presupuesto de S/150,000 para fiscalización.

Durante los primeros meses del año, estos recursos se iban distribuyendo de acuerdo a las necesidades y requerimientos de las diferentes comisiones, cuyos miembros tenían que efectuar viajes dentro de la región, incluso fuera (Lima).

No obstante, durante la última sesión de consejo se planteó que ese dinero se entregue de forma equitativa entre cada uno de los 15 consejeros regionales, toda vez que lo que estaba sucediendo era que un consejero o una de las comisiones percibía más presupuesto que otro.

HAY UN TECHO

“Es poquísimo el presupuesto que se nos asigna, por eso se propuso que la distribución sea equitativa. Acá no se trata de que yo viajo más y por eso es más presupuesto para ti. Hemos dicho que si somos 15 consejeros se entregue un monto por igual y si ya llegas a tu techo, pues lo lamento. El monto que nos toca es casi 3 mil soles al año. ¿Qué se puede hacer con eso? La verdad, poco”, manifestó.

PARA CONDUCTORES

El consejero delegado indica que le corresponde ese monto de dinero a cada consejero, porque de esos 150 mil soles también tiene que cubrirse los gastos de viáticos de los choferes de las camionetas asignadas al Consejo Regional.

“Ojo con esto, el consejero que viaja a su propia provincia no recibe viáticos, solo se le da viáticos cuando sale a otras provincias. El conductor sí tiene que recibir para combustible, alimentos y hospedaje”, aclaró.

CON LA SUYA

Mirtha Higa, consejera regional por la provincia de Virú, reveló que en varias ocasiones ha tenido que invertir dinero de su propio peculio para poder realizar algunos viajes, a fin de poder cumplir con su rol de fiscalización.

Además, contó que la falta de implementos de oficina también dificulta el rol de control y supervisión de la actual gestión regional.

NUEVO REGLAMENTO

A fin de tratar de cambiar esa realidad, David Calderón informó que en las próximas semanas debe aprobarse el nuevo reglamento del Consejo Regional.

“Hay que recordar que estamos cambiando el reglamento porque antes éramos 12 consejeros y ahora somos 15. Entonces, estamos pidiendo ciertas facultades y que se nos incremente el presupuesto. Ya hemos conversado con el gobernador Manuel Llempén y él ha mostrado toda la predisposición para ello. Me ha dicho: ‘David, si es necesario vamos a incrementar ese presupuesto de acuerdo a las necesidades’”, agregó Calderón.

TRUJILLO INCREMENTA

Es importante explicar en este punto que fue el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) la entidad que dispuso incrementar a cuatro los consejeros regionales por la provincia de Trujillo, esto debido a lo amplio de su ámbito de operaciones y el número de su población.

El organismo electoral estableció además que las otras once provincias mantengan su única plaza de consejero. Ellas son Virú, Ascope, Pacasmayo, Chepén, Julcán, Otuzco, Santiago de Chuco, Sánchez Carrión, Bolívar y Pataz.

OPINIÓN DISCORDANTE

Ahora bien, en una opinión diferente a la de sus colegas, el consejero por la provincia de Chepén, Juan Díaz, comentó que debido a que las dietas que perciben cada uno de los consejeros (4,200 mensuales) no es su sueldo por trabajar ocho horas diarias, parte de ese dinero debería utilizarse para cumplir con el rol de fiscalización, ya que el presupuesto que le asigna el Ejecutivo es poco.

“Para mí esa dieta que percibimos debe servirnos para prepararnos, capacitarnos y para movilizarnos también. Lo que nosotros percibimos no es una remuneración. Nosotros no estamos en planilla, ni esa cosa, no marcamos entrada ni salida; no estamos supervisados por nadie, más que por el pueblo que nos eligió y, por lo tanto, considero que el dinero de la dieta deberíamos invertirlo en la fiscalización. Ese es mi modesto punto de vista”, enfatizó.

AUTÓNOMOS

Omar Zavaleta, exconsejero regional por la provincia de Otuzco, maneja otra propuesta para poder mejorar la labor de fiscalización del Consejo Regional, y esta tiene que ver con su autonomía presupuestal.

“Para que el Consejo Regional sea un órgano independiente y cumpla con una verdadera labor legislativa y fiscalizadora, debe administrar su propio presupuesto y no depender del Ejecutivo Regional”, detalló.

Dijo que por experiencia sabe que el Ejecutivo tiende a condicionar el trabajo de los consejeros.

“Lo que hacen es restringir la logística y presupuesto para con su trabajo, pues como es obvio no les interesa ser fiscalizados, a fin de que puedan hacer lo que quieran”, afirmó.

ASESORES

En efecto, otro problema con el que tiene que lidiar el Consejo Regional es la falta de asesores, pues hasta la gestión anterior se contaba con un profesional (asesor) para cada consejero, pero con el incremento de miembros en el pleno se le planteó al Ejecutivo contratar a más asesores o un jefe de asesores, pero a la fecha no se ha cumplido.   

Lo más leído