Circo y Butifarra

El rostro tenso deLinda Lecca, antes de la pelea, era signo de que estaba temerosa de decepcionar al público
Circo y Butifarra

Circo y Butifarra

22 de Agosto del 2017 - 11:41 » Textos: Ramón Azabache » Fotos: Correo

LO BUENO.- El desenvolvimiento que hace gala la boxeadora liberteña Linda Lecca con la prensa la ha convertido en un producto marquetero. Los trujillanos, ávidos de tener un referente deportivo, han volteado los ojos hacia esta campeona mundial de la categoría Súper Mosca. Desde la vigencia de Orlando Romero, Trujillo no se había interesado en el box. La asistencia y expectativa que generó la pelea por el título así lo demuestra.

LO MALO.- El rostro tenso que mostraba Linda Lecca, antes de la pelea, era signo de que estaba temerosa de decepcionar al público trujillano. Las razones sobraban: hace un año que no defendía su título, era la primera vez que boxeaba profesionalmente en su tierra, y para colmo, cuando ya las boxeadoras estaban en el cuadrilátero los organizadores programaron la exhibición de pareja de baile, mariachis y cantante, lo que acabó por enfriar a las deportistas que esperaron el espectáculo en sus esquinas. Recién en el cuarto round Lecca concluyó que la mexicana manejaba teóricamente muy bien los cross, jab y oppercut, pero le faltaba lo básico: pegada. Y desde este round se dio cuenta de que nunca iba a ser derribada. Por eso la alegría de la mexicana Karina Fernández, al final de la pelea, pues logró mantenerse en pie los 10 round.

LO FEO.- No nos explicamos la presencia del presidente del Consejo Regional del Deporte, atrás de la boxeadora, tratando de robar cámaras; como tampoco nos explicamos la subvención de 112 mil soles que dio el GRLL, mediante el IPD, para la pelea, con lo cual el organizador “Jorge Bartra Producciones” se llevó la recaudación “limpia de polvo y paja”. El acuerdo del Consejo Regional para la subvención se dio con dos abstenciones: los consejeros Dante Chávez y Omar Zavaleta.