Temas

La clave es Barata

Barata también declaró sobre las coimas en el otro gobierno restante, es decir, en el de Alan García.
La clave es Barata

La clave es Barata

12 de Agosto del 2017 - 12:27 » Textos: Omar Aliaga » Fotos: AFP

Jorge Barata es quien ha permitido a la Fiscalía peruana, a través de sus delaciones, obtener los primeros réditos de un proceso que se pinta muy largo en el caso Lava Jato. Barata, representante de Odebrecht en el Perú, ha ratificado el pago por $20 millones a Alejandro Toledo por la adjudicación de la Interoceánica, así como los $3 millones a Ollanta Humala y Nadine Heredia como aporte de campaña. La consecuencia: una orden de prisión preventiva contra Toledo (hoy prófugo en EE. UU.) y otra similar pero sí hecha efectiva contra la expareja presidencial.

Barata también declaró sobre las coimas en el otro gobierno restante, es decir, en el de Alan García. Todos mandos medios, entre ellos el exviceministro Jorge Cuba, y por el caso de la Línea 1 y 2 del metro de Lima. Aquí también hubo sendas órdenes de prisión preventiva.

A los interesados en que el asunto cierre ahí nomás, les cayó como anillo al dedo el que Barata solo haya circunscrito todo a los $29 millones que, según se dijo inicialmente, Odebrecht había admitido haber pagado de un modo ilícito en el país. Pero la simple lógica hacía pensar que esto era apenas una parte de lo pagado en coimas y aportes ilegales.

Y así ha sido. Ahora se sabe -gracias al trabajo del periodismo de investigación, en concreto de IDL Reporteros- que Marcelo Odebrecht ha mencionado aportes a otros candidatos, y que el nombre de Keiko Fujimori aparece en sus agendas. Y el mismo Odebrecht ha dicho que quien puede probar esos aportes es Jorge Barata.

Después de sus revelaciones (claramente parciales e incompletas) sobre el Perú, Barata ha guardado silencio. Y los fiscales del caso -sospechosamente- parecen haber hecho todo para que ese silencio se prolongue. Ahora la pelota está en la cancha de ellos, pero sobre todo, en la cancha de Barata. Y aquí hay que tomar en cuenta otro dato clave, dado por el mismo Marcelo Odebrecht en su declaración de Brasil: Barata no quería dar plata para la campaña de Humala, porque prefería o veía como favorita a Keiko Fujimori. “Él (Barata) creía que iba a ganar Keiko Fujimori. Y le dije: Si crees que hay riesgo de represalia (por parte de Keiko Fujimori), apóyala a ella más”, declaró don Marcelo.

Los hechos, además, indican que Barata tenía una cercanía especial con Alan García. Para muestra un botón: ambos se reunieron 17 veces en Palacio de Gobierno y viajaron juntos otras 22 ocasiones, una de ellas a Brasil.

¿Hablará Barata, dirá todo lo que sabe?