La feria que se fue

Pero uno de los problemas fue el cambio de escenario que trajo como consecuencia una pobre infraestructura y menos público
La feria que se fue

La feria que se fue

02 de Diciembre del 2017 - 11:44 » Textos: Jorge Tume Quiroga » Fotos: Correo

Una dolencia me impidió escribir mi columna la semana pasada que coincidía con la clausura de la Feria Internacional del Libro de Trujillo (FILT). Aunque ya se han dicho cosas sobre ella, me atrevo a opinar lo siguiente:

Sopesando los pros y contras, en mi humilde opinión esta última FILT tuvo un saldo muy positivo. El programa ha superado a sus versiones anteriores. Y no solo en invitados, sino en actividades para todos los gustos. Se daba el caso de actividades muy buenas que se realizaban en paralelo y había que optar por una de ellas.

Pero uno de los problemas fue el cambio de escenario que trajo como consecuencia una pobre infraestructura y menos público. Además, no se llegó a los 90 stands prometidos y la oferta editorial no fue la mejor.

Es claro que mientras siga la actual gestión no habrá una vitrina para la producción editorial local (Alejandro Benavides comentó que Augusto Rubio ofreció para este año, pero cuando se lo hizo recordar ni siquiera le respondió los mensajes); pero me atrevo a sugerir que se incluya dentro del escenario estelar a figuras locales como Ángel Gavidia, Carlos Sánchez Vega o Jorge Barboza, por citar tres nombres. Ellos y otros más ya no están para pedir ser incluidos. Faltaron conferencias o debates sobre el rumbo de la literatura liberteña. Eso no solo enriquecería el programa, sino permitiría mostrar que acá también se produce buena literatura. De los pocos liberteños que participaron, la mayoría lo hizo como presentadores de otros.

Felicito a los organizadores y a su equipo de apoyo por regalarle a Trujillo este evento de suma importancia. Solo sugerimos que para el próximo año se cambie de fecha (antes de setiembre) y que vuelva a la plaza de armas.