Fiscalía pide 26 años de prisión para Edwin Oviedo por homicidio calificado

Los asesinatos no cesan en el norte

Las bandas delictivas cometen asesinatos que no tienen cuando acabar. La Libertad es la región del norte que presenta el mayor número de crímenes durante el primer trimestre.
Los asesinatos no cesan en el norte

Los asesinatos no cesan en el norte

02 de Abril del 2019 - 16:33 » Textos: Redacción » Fotos: Correo

La ola delictiva parece no darle tregua a las nuevas autoridades en la zona norte del país, ya que durante el primer trimestre del año el hampa ha generado zozobra al registrarse diversos homicidios a plena luz del día y en zonas muy concurridas de las ciudades. Según el recuento, es la región La Libertad donde se presenta el mayor número de homicidios.

LA LIBERTAD

En menos de tres meses, en La Libertad se han registrado 50 homicidios solo por arma de fuego, número que supera de lejos a la cifra de 2018, en que se tuvo 21 crímenes, lo que representa un aumento de 42%.

De acuerdo al reporte estadístico del comando regional de la Policía, en el mes de enero ocurrieron 15 crímenes, 17 en febrero y 18 durante marzo.

Asimismo, se conoció que 67 personas fueron heridas durante enfrentamientos suscitados en estos hechos de sangre.

Desafortunadamente, en la mayoría de casos, hasta la fecha las autoridades no han podido dar con los autores de estos homicidios ocurridos a plena luz del día.

Uno de los últimos crímenes de trascendencia fue el homicidio del cantante Roger Aníbal Julca Hoyos, conocido en el mundo artístico como “Chino Julca”.

El terrible suceso tuvo lugar el pasado sábado 16 de marzo, cuando el cantante se encontraba en la puerta de su vivienda ubicada en el sector Indoamérica, del distrito La Esperanza.

Según refirió el jefe de la Región Policial La Libertad, Freddy Velásquez Carranza, más de la mitad de homicidios responde a enfrentamientos entre bandas rivales, ya que, según las investigaciones, las víctimas presentan antecedentes policiales y penales.

TUMBES

Según la Policía, los crímenes y los homicidios en la región Tumbes, en el primer trimestre del 2019, fue similar en comparación del 2018.

De enero a marzo del presente año se registraron tres asesinatos a balazos. Además de dieciséis heridos por proyectil de arma de fuego y dos por arma blanca.

Mientras que los tres primeros meses del 2018 hubo tres muertes, dos en enero, uno en febrero y ninguno en marzo.

El primer caso se produjo el lunes 11 de febrero. La víctima fue Luis Irwin Vilela Torres (33), quien fue asesinado de cuatro balazos en la vía carrozable del caserío Pocitos, en el distrito de Aguas Verdes.

El cuerpo sin vida del estibador fue hallado boca abajo a un costado del puente Europa. Según la Policía, el móvil del crimen sería un ajuste de cuentas.

El otro fatídico hecho ocurrió el 3 de marzo, cuando tres sicarios mataron de tres balazos a Fabián Cruz López (39) en el interior del bar “La Kiara”, en el distrito aguaverdino.

Los hampones llegaron a bordo de una motocicleta de color blanco. Uno de ellos descendió e ingresó a la cantina y disparó a quemarropa contra Cruz, quien estaba en compañía de otra persona.

Se presume que los asesinos serían de la banda binacional “El Tropezón”, la misma que está conformada por peruanos y ecuatorianos.

El otro crimen se registró el domingo 24 de marzo, en el barrio Las Mercedes, en el distrito de Tumbes, en circunstancias en que un sicario llegó a una vivienda para disparar a quemarropa y logró herir a un joven. Sin embargo, no pudo escapar y fue atacado por otra persona, quien le quitó la vida.

Este sangriento hecho se produjo en la calle Inca Yupanqui 401, cuando cuatro personas estaban tomando licor en la sala de un inmueble.

De pronto, por la avenida Circunvalación apareció una motocicleta con tres hombres. Dos de ellos bajaron raudamente y sacaron sus armas de fuego para disparar a diestra y siniestra contra dicha casa.

Tras el ataque resultó herido Julio Santos Silopú Noriega, quien estaba en la casa, y falleció el presunto sicario William Alberto Olaya Urbina.

PIURA

En lo que va del presente año, la región Piura se ha visto convulsionada por un serie de asesinatos cometidos bajo diferentes modalidades, 16 en total.

En unos casos por asalto y robo, otros por venganza y ajuste de cuentas perpetrados por sicarios, y algunos por feminicidio.

El primer día del año, y marcando quizá lo que serían estos primeros tres meses, fue asesinado de 11 balazos, al parecer por sicarios dentro de su casa en el asentamiento humano Los Povorines, Cristopher Lequernaqué Dávila, de 25 años de edad.

Dos semanas después, el 14 de enero, ocurrió el segundo, pero el primer feminicidio. En Huancabamba fue asesinada, al parecer por su conviviente, Luvinda Chinchay Calle, de 31 años, de varios balazos.

En lo que va del año se han cometido tres feminicicios, el último en contra de Patricia Carolna Guerra Rodrìguez, de 59 años de edad, a manos de su esposo, quien le asestó ocho puñaladas.

Hasta siete asesinatos se habrían perpetrado bajo la modalidad de sicariato. Entre los más sonados se encuentra el primero ya mencionado, el de un dirigente que se opone a la minería ilegal en Suyo, el de un soldado acribillado en Las Lomas, el de una madre en

Piura y el del empresario ayabaquino conocido como el “Rey de los chifles”, Noe Jiménez Merino.

La incidencia delictiva en esta región, en lo que va del año, va a razón de un asesinato cada semana y es similar a la del año pasado que en el mismo tiempo registró un total de 17 asesinatos.

Este año también fue asesinado por un delincuente, el policía Anner Yonel Luzón Jiménez. Él fue baleado en enero y dejó de existir un mes después, el 11 de febrero, paradójicamente el mismo día en que fue liberado su colega Elvis Miranda, quien fue llevado a prisión por matar a un presunto delincuente.

La Policía ya ha resuelto algunos crímenes y capturado a los presuntos autores, aunque todavía faltan muchos por resolver.

LAMBAYEQUE

En la región Lambayeque, durante los tres primeros meses de este año, se van registrando tres asesinatos, de ellos dos son relevantes.

Uno de los casos ocurrió el 13 de febrero, cuando Jeny Elizabeth Monteza Mejía (33) fue hallada sin vida en el sector “El Buen Pastor” de La Pradera, perteneciente al distrito de Pimentel en Chiclayo.

A ella primero intentaron asfixiarla, ahorcándola del cuello, pero debido a que trataba de defenderse luego la agarraron a golpes en el cuerpo y contra el piso hasta que perdiera la vida.

Fueron dos hombres los que la llevaron hasta el inmueble en donde pretendían mantener relaciones sexuales. Respecto a este caso, un taxista ha sido enviado a la cárcel y el otro se encuentra prófugo de la justicia.

Otro de los casos se ha registrado en el distrito de José Leonardo Ortiz, en donde un grupo de bandidos apuñaló al mototaxista Manuel Ocas Ordóñez (50) y luego lo dejaron sentado en su herramienta de trabajo. El homicidio ocurrió a solo unos metros de su domicilio.

Mientras tanto, la noche del 28 de marzo un joven taxista murió tras recibir un impacto de bala en su afán de querer frustrar un asalto a un grifo en el distrito chiclayano de Pimentel. La víctima fue identificada como Gustavo Martínez Vásquez (27).

CHIMBOTE

En los primeros meses del año se han registrado en la costa de Áncash tres asesinatos. La cifra ha disminuido a comparación del 2018. En el mismo trimestre ocurrieron siete crímenes.

El primer día del 2019 ocurrió el homicidio número uno. El agricultor Walter Rodríguez Arana (56) fue asesinado a puñaladas por su vecino Eles Pérez Julca al interior de su casa, ubicada en el centro poblado Rinconada, a 40 minutos de Chimbote.

En febrero, en tanto, fue asesinado de un balazo Miguel Rosas Córdova (49) en el asentamiento humano Primavera Alta, en Chimbote.

La víctima regresaba a su casa junto a su esposa e hijo, luego de haber participado de una reunión familiar, cuando fue atacado por su primo José Córdova Araujo “Sarapico”, con quien momentos antes había discutido.

El mismo mes fue encontrado sin vida Anivar Alva Jara (20), en un descampado del pueblo joven El Porvenir de Chimbote. Por un presunto ajuste de cuentas, este joven fue asesinado de varios disparos y abandonado en dicho lugar.

Vale mencionar que, a diferencia de este año, en el primer trimestre del 2018 se registraron varios asesinatos como consecuencia de asaltos a mano armada.

Por ejemplo, perdió la vida el docente Licar Quezada Lozano (57) tras recibir un balazo de hampones que asaltaron el bus donde viajaba.

También ocurrieron otros crímenes por presunto ajuste de cuenta. Fueron asesinados dos personas que recientemente habían salido de prisión. 

Lo más leído