Papa Francisco: Elogia solidaridad tras El Niño Costero y condena el sicariato (FOTOS)

También dijo que “los peruanos en este momento de nuestra historia no tienen derecho a dejarse robar la esperanza”. Este mensaje arrancó el aplauso de toda la explanada de Huanchaco

21 de Enero del 2018 - 08:54 » Textos: Redacción » Fotos: Giuliano Buiklece

Desde muy temprano, Trujillo se preparó para recibir al líder de la Iglesia Católica, con cierres de calles que obligaron a los feligreses a caminar largos tramos hasta el lugar del encuentro religioso.

Entre los asistentes, un buen número optó por acampar en la explanada del balneario de Huanchaco con un día de anticipación y en la víspera realizaron una vigilia. Otra fue la historia para los invitados más importantes, que entraron en vehículos particulares, lo que generó gran congestión.

Desde el aeropuerto, el Papa Francisco fue recibido con marinera y llegó a la mencionada explanada poco después del presidente Kuczynski, quien estuvo como asistente junto a su esposa Nancy Lange.

El Papa fue precedido por los jóvenes de la “guardia papal” y gran cantidad de fieles organizados a través de parroquias o que llegaron por cuenta propia. En unos pocos minutos, el papa logró arrancar vivas y aplausos a las miles de personas que vinieron principalmente de Trujillo y de otras ciudades norteñas, enumerando a cada una de las imágenes religiosas que llegaron hasta Huanchaco en peregrinación.

REPASO. El papa Francisco recordó durante su homilía en Huanchaco el paso del fenómeno del Niño Costero por la región La Libertad y el norte peruano, cuyas “consecuencias dolorosas” todavía están presentes en tantas familias.

“Ustedes al igual que los apóstoles conocen la bravura de la naturaleza y han experimentado sus golpes, así como ellos enfrentaron la tempestad sobre el mar, a ustedes les tocó enfrentar el duro golpe del Niño Costero cuyas consecuencias dolorosas todavía están presentes en tantas familias, especialmente en aquellas que todavía no pudieron reconstruir sus hogares, también por eso quise estar y rezar con ustedes”, dijo.

SOLIDARIDAD. El Sumo Pontífice consideró que estos “sacudones” cuestionan y ponen en juego el valor de nuestro espíritu y de las actitudes más elementales, por lo que es importante “no estar solos, sino unidos”.

“Sé que en momentos de oscuridad, cuando sintieron el golpe del Niño, estas tierras supieron ponerse en movimiento y estas tierras tenían el aceite para ir corriendo y ayudarse como verdaderos hermanos, estaba el aceite de la solidaridad, de la generosidad que los puso en movimiento”, dijo.

Para Jorge Bergoglio, el alma de una comunidad se mide en cómo logra unirse para enfrentar momentos difíciles de adversidad y mantener la esperanza.

MENSAJE. El Sumo Pontífice también se pronunció sobre el sicariato y la violencia organizada, a la que calificó como otra tormenta que azota las costas del norte. Algo que tiene su origen, indicó, en la falta de oportunidades educativas y laborales, “especialmente en los más jóvenes”.

“O la falta de techo seguro para tantas familias forzadas a vivir en zonas de alta inestabilidad y sin acceso seguro, así como tantas otras situaciones que ustedes conocen y sufren, que como los peores huaicos destruyen la confianza mutua tan necesaria para construir una red de contención y esperanza”, dijo.

Asimismo, el Papa Francisco precisó que ante los problemas y adversidades, la salida es el evangelio: “los peruanos en este momento de nuestra historia no tienen derecho a dejarse robar la esperanza”.

Resaltó que con Jesús tenemos el espíritu que nos mantiene unidos y hace frente a aquellos que quiere llevarse lo mejor de nuestra familia. “Con Jesús el alma de este pueblo de Trujillo podrá seguir llamándose “La ciudad de la eterna primavera”.

El Santo Padre concluyó su homilía diciendo: “Virgencita de la puerta, échame tu bendición. Virgencita de la puerta, danos paz y mucho amor”.

¿Se animan a cantarla?, les dijo Francisco, pero como no conseguía arrancar un canto, el pontífice les pidió repetir estas frases como conclusión de su homilía.

CUMPLEAÑOS. El presidente de la República Pedro Pablo Kuczynski envió un saludo por cumpleaños a su esposa, la primera dama Nancy Lange, durante la presentación del Sumo Pontífice en Huanchaco, en donde el Santo Padre ofició una misa ante al menos un millón de fieles del norte del Perú.

El presidente compartió en su cuenta oficial de Twitter que, junto a su “adorada Nancy Lange”, tuvieron la oportunidad de celebrar el onomástico de la primera dama en “la ciudad del norte que tanto queremos”, en referencia a Trujillo.

LLEGADA. Cientos de feligreses llegaron desde el viernes un día antes de realizarse la misa en la explanada de Huanchaco, mientras que otros desde la madrugada de ayer llegaban al balneario.

El tránsito al acceso a la explanada fue restringido desde el óvalo Huanchaco, ahora óvalo Papa Francisco, pero a las 6:30 de la mañana se prohibió por completo el ingreso vehicular al distrito.

Es por ello, que los feligreses tuvieron que ingeniárselas para llegar a la explanada de Huanchaco. Algunos optaron por caminar grandes tramos bajo intenso calor que se registró en la ciudad.

A lo largo de la vía, por donde recorrió el Sumo Pontífice, la presencia policial se dejó notar en la zona.

A PIE. Cabe indicar que al finalizar el acto religioso los asistentes tuvieron que retirarse de la explanada caminado, esto ante la falta de unidades de transporte.

Esto generó disputas entre ellos al momento de abordar las pocas unidades que en ese momento brindaban el servicio.

CON SAN PEDRITO. La imagen de San Pedrito, patrón de los pescadores de Chimbote, también se sumó a las actividades por por el Papa Francisco.

La imagen del santo pescador fue llevado por la “Hermandad San Pedrito” frente al mar para seguir de cerca la exhibición de los pescadores artesanales en el balneario de Huanchaco.

El patrón de los pescadores de Chimbote se lució en su pequeña lancha conocido como “La Niña”.

Los pescadores de Huanchaco realizaron una exhibición en el mar para el deleite de los feligreses que llegaron al balneario de distintas zonas del país.

Los hombres de mar vistieron una indumentaria Chimú y realizaron un tradicional ritual antes de iniciar la pesca.

Con su peculiar indumentaria; camisa blanca y pantalón negro, portaban una bandera del Perú y Argentina. Además de la Ciudad del Vaticano.

EN MISA PAPAL. Siete internos del penal El Milagro de Trujillo formaron parte de la Santa Misa, oficiada por el papa Francisco, en la explanada de Huanchaco, donde recibieron su bendición y fueron doblegados por su presencia.

Los internos llevaron ofrendas, elaboradas en los talleres de trabajo del penal, preparados especialmente para el Santo Padre como la estatua denominada “El árbol de la vida” y un cáliz.

El “Árbol de la vida” fue elaborado por el interno Harry Steven Reátegui Zapata, quien pertenece al Taller de Soldadura. Él se inspiró en el cuidado de la madre tierra que es un símbolo de la fluidez de la vida, para lo cual utilizó fierros desechables.

El Cáliz fue diseñado en el taller de cerámica por el reo Roberto Albornoz Vilca. El cáliz es utilizado para recepcionar la sangre consagrada de nuestro Señor Jesucristo en la celebración de la Santa Eucaristía.

Cabe mencionar que los reclusos fueron seleccionados por el personal de tratamiento penitenciario debido a que cuentan con avances significativos en su proceso de resocialización y son activos miembros de la Pastoral Carcelería del penal.

Entre los internos que tuvieron la dicha y bendición de participar en esta actividad del Papa Francisco destacó el exalcalde provincial de Chepén, Wilfredo Quesquén, quien purga condena en el penal El Milagro.

Como se sabe Quesquén fue elegido alcalde provincial de Chepén en los años 2002, 2006 y 2010. Él estuvo junto a los internos Segundo Tocas Chomba, Jorge Oyola Chico, Tito Uriol Llaro, Kader Bernabé Flores, José Usquiano Temoche y Martín Mantilla Castillo.