Tres días gloriosos para Acuña

El último viernes, sábado y domingo no fueron días cualquiera para el líder de Alianza Para el Progreso (APP), César Acuña
Tres días gloriosos para Acuña

Tres días gloriosos para Acuña

23 de Octubre del 2017 - 09:39 » Textos: Omar Aliaga » Fotos: Correo

1.- Primer día: viernes 20. César Acuña está feliz y no lo oculta. Como si fuera el preludio de lo que vendrá, como si supiera que empezaría su buena racha de 72 horas consecutivas. Es el padrino de la tantas veces anunciada obra de la Escuela de Suboficiales de la Policía, lograda por la modalidad de obras por impuestos, y se despacha a sus anchas. Dice que, por ejemplo, la obra le pertenece al gobierno de su partido, es la hechura suya y de su gestión, esa misma que dejó en las manos de su ahijado político, el hoy gobernador Luis Valdez.

En el Apra, la desazón se hace notar. Y es que Luis Valdez pone como padrino a César Acuña y César Acuña no solo apadrina, sino que además ningunea a la exgestión de José Murgia. En el Apra pitean, claman por la mezquindad. Pero Acuña solito se jaranea y se va ungido en autobombo.

2.- Segundo día: sábado 21. El equipo de la Universidad César Vallejo llega con un resultado poco alentador en la Segunda Profesional. La cara del mismo César Acuña al finalizar el partido con Sport Boys, hace una semana en el Mansiche, lo decía todo. Vallejo ahora jugaba en Huaral con Unión Huaral, un equipo casi imbatible de local. Si perdían le podían decir adiós al título de la Segunda Profesional y al retorno a la Primera. Pero Vallejo fue una planadora, parecía que era dirigida por el Pep Guardiola y no por Francisco Cortés. En solo diez minutos aseguró el partido con un 3-0. Terminó 4-0. Encima, el Boys perdió de local ante un Cienciano que no tiene nada que ganar ya. Acuña sonríe. Pero los hinchas del Huaral están muy molestos, quieren hasta golpear a los jugadores de su club, a quienes acusan de haberse dejado ganar.

3.- Tercer día: domingo 22. Es el día del gran censo nacional. Todos esperan un día muy aburrido y apacible, pero no, algo ocurre desde temprano: muchos stickers censales pegados en las casas tienen el logo de la Universidad César Vallejo. Resulta que había un convenio y la UCV tiene derecho al cherry. Sin embargo no es solo eso: el convenio le permitirá a la universidad de Acuña acceder a toda la data recogida en esta jornada nacional. Otra vez pitean en el Apra, pero no solo allí. Hasta el alcalde de Trujillo, Elidio Espinoza, pone el grito en el cielo. Las redes sociales arden, y el presidente de la Comisión de Fiscalización del Congreso, Rolando Reátegui, anuncia que citará al jefe del Inei para que explique el asunto.

Acuña, mientras tanto, ríe y parece el gran ganador de la jornada. Ríe igual que en la portada de esta edición, imaginamos.