Temas

Desconocidos dejan granada de guerra para extorsionar a propietario de una maderera

Agraviado dice que es la tercera vez que dejan un explosivo y sería venganza por haber denunciado
Desconocidos dejan granada de guerra para extorsionar a propietario de una maderera

Desconocidos dejan granada de guerra para extorsionar a propietario de una maderera

03 de Agosto del 2017 - 09:36 » Textos: Ericka Alvarado » Fotos: Correo

Una vez más los delincuentes siguen acechando. Por tercera vez desconocidos dejaron una granada en una maderera en el distrito de José Leonardo Ortiz, en Chiclayo.

El hecho se registró el último martes cuando desconocidos tiraron una granada de guerra al interior de la maderera Pucallpa, ubicada en la cuadra 13 de la calle Tahuantinsuyo, en el distrito leonardino.

HECHO. Según uno de los agraviados, quien prefirió no identificarse, eran la 1:40 de la tarde cuando desconocidos en una moto lineal, al percatarse que el portón del local estaba abierto, lanzaron un paquete dentro de un sobre manila.

Posteriormente con cuidado fueron a ver qué contenía el sobre y encontraron que era una granada de guerra con una hoja donde los amenazaban.

El denunciante expresó que esta es la tercera vez que desconocidos lo extorsionan de esa modalidad, ya que hace algunos meses denunciaron una extorsión y al parecer por venganza los delincuentes que se encuentran en el penal de Chiclayo estarían enviando a sus secuaces para amedrentarlos y pedirles fuertes sumas de dinero a cambio de no hacerle daño a su familia.

Asimismo, se pudo conocer que hace dos meses desconocidos también les dejaron un explosivo dentro de la maderera, pero en esa ocasión sí explotó el detonante; afortunadamente solo se registraron daños materiales dentro de su negocio.

APOYO. Efectivos de la Unidad de Desactivación de Explosivos de la Policía Nacional del Perú acudieron al lugar para verificar la presencia del aparato explosivo, encontrando una granada de guerra de mano tipo piña, color negra con mecanismo de persecución y con carga explosiva interna.

El detonante estaba en buen estado de conservación, por lo que fue cuidadosamente desactivado y trasladado a la División de Investigación Criminal (Divincri).