A esposos prestamistas los asesinan para robarles el dinero que guardaban

Facinerosos al no encontrar el botín, los mataron y quemaron, además se llevaron celulares de las víctimas
A esposos prestamistas los asesinan para robarles el dinero que guardaban

A esposos prestamistas los asesinan para robarles el dinero que guardaban

03 de Diciembre del 2017 - 08:36 » Textos: Ericka Alvarado » Fotos: Correo

Agentes de investigación de la Policía continúan indagando sobre el crimen de los esposos Carlos Díaz Alcántara (48) y Juana Olivos Esquives (35); pareja que fue estrangulada y quemada el último jueves, cuando se encontraban en su vivienda en el distrito de Reque, en Chiclayo

HIPÓTESIS. Según personal policial de la Sección de Homicidios de la División de Investigación Criminal y de Apoyo a la Justicia (Divicaj), los asesinos habrían ingresado a la casa sin forzar las puertas para sustraer una fuerte suma de dinero que tenían guardado.

Los investigadores indicaron que los esposos se dedicaban a realizar préstamos y guardaban dinero en efectivo en la casa, por lo que al enterarse los asesinos, quisieron apropiarse de este botín.

Los delincuentes al no encontrar el efectivo, comenzaron a desordenar los diferentes ambientes de la casa, buscando joyas y objetos de valor.

En esos momentos, los occisos habrían identificado a sus victimarios, siendo lamentablemente atacados. Los asesinos usaron un cable de extensión eléctrica para matar a Díaz Alcántara y luego a su esposa la siguieron hasta el corral, siendo Juana Olivos Esquivez estrangulándola.

Luego, para borrar las huellas del crimen incendiaron la vivienda, quemándose muchos de los electrodomésticos que estaban empeñados.

Así también, los uniformados manifestaron que se desconoce qué cantidad habrían guardado, pues a uno de sus inquilinos le habrían prestado cerca de 17,000 soles.

SOSPECHOSOS. Los policías dijeron que uno de sus familiares podría estar involucrado en el crimen y que habría actuado con otros delincuentes de la zona.

Asimismo, dijeron que los malhechores lograron apoderarse de los teléfonos celulares de las víctimas.

En el marco de la investigación, la Policía pedirá el levantamiento del secreto de las comunicaciones para determinar las llamadas que se hicieron y que recibieron antes del crimen.