“No se puede negar, sí hay curas que han caído en la tentación y tienen hijos”

Excura y actual coordinador macrorregional de PPK, Michael Llontop, dice que hay "errores de religiosos y religiosas" con hijos en la Diócesis.
“No se puede negar, sí hay curas que han caído en la tentación y tienen hijos”

“No se puede negar, sí hay curas que han caído en la tentación y tienen hijos”

15 de Mayo del 2016 - 11:28 » Textos: Oswaldo Cabrera » Fotos: Correo

Rompe su silencio. El excura y actual coordinador macroregional norte del partido político Peruanos Por el Kambio (PPK), Michael Llontop Ruiz, concedió una entrevista a un emisora local el viernes pasado, sorprendiendo a la comunidad con sus declaraciones respecto a los problemas internos que afronta la Iglesia Católica.

A propósito del robo ocurrido en la capilla del Divino Niño del Milagro de Ciudad Eten, se le consultó al dirigente de PPK, sobre la posibilidad de que los delincuentes hayan perdido el respeto a los sacerdotes, porque conocerían sus actos irregulares o de los hijos escondidos que mantendrían, animándose Llontop Ruiz a revelar los “errores” que cometen sus excolegas.

“Como en toda institución grande, siempre hay problemas, siempre hay cosas internas, que Dios quiera, cada día se mejore, porque en esta vida todo sale a la luz, todo se sabe, no hay nada escondido y es verdad pues, hay errores por parte de sacerdotes, religiosos, religiosas y bueno, eso forma parte de la muñeca o de la mano de quien está a la cabeza, por lo que es necesario que se ponga a veces mano dura”, señaló.

Cuando presentó su renuncia ante el Obispado de la Diócesis de Chiclayo en setiembre del 2015, Michael Llontop señaló que tomó tal decisión por motivos personales; sin embargo, en la víspera, al ser entrevistado, se atrevió a revelar uno de los verdaderos motivos por los cuales abandonó su labor pastoral.

“No somos nadie para juzgar a las personas porque las personas tenemos errores, en esta vida es más fácil tener errores, forma parte de nuestra existencia; pero en la medida de lo posible, se trata de encaminar, hacer que las cosas funcionen y es motivo por el cual, dejé el sacerdocio, porque bueno, hubieron cosas que no me agradaron, que no estaban dentro de mi estructura de persona que yo soy. Yo en estos 12 años nunca le robé a la iglesia, nunca me aproveché de la iglesia, yo me fui de la iglesia sin ningún sol. Todo lo que pude tener y las amistades que pude hacer, nunca me emborraché (...)”, señaló.

FAMILIA. Diario Correo se comunicó con el expárroco para consultarle sobre el tema abordado en la emisora local; confirmándonos que algunos sacerdotes que ejercen la labor pastoral en Lambayeque, tienen hijos escondidos y que por el bien de la Iglesia Católica, deberían dar un paso al costado.

“No se puede negar que hay sacerdotes que han caído en la tentación de tener una familia, más que una familia, tener un hijo o hija por ahí, no lo podemos negar, ya que la Iglesia tampoco los juzga, hay una elección parecida a te vas o te quedas, lo favorable sería que se vayan porque han faltado al celibato”, señaló.

El expárroco sostuvo que en la conciencia de cada sacerdote está haber sido leales a Dios y que lo mejor, para aquellos que se desviaron del camino religioso - según dijo - sería dejar la Iglesia.

“Para mí lo ideal sería que se vayan porque cuando hay una mujer o hijos de por medio, se tiene obligaciones económicas y ya no hay la misma disponibilidad, porque tienes que cumplir como padre y sino cumple, te denuncian. Esas cositas en la Iglesia se puede dar porque somos humanos todos y desearíamos que no se den y bueno ojalá si se dan, tengamos la valentía de reconocer que se ha fallado. No es mi caso, yo hago vida social en Chiclayo, ahora vida política, no tengo ninguna denuncia en la Fiscalía porque tenga un hijo con una mujer”, aseveró.

Asimismo Llontop Ruiz reveló que se sentía fastidiado cada vez que lo cambiaban de parroquia con la excusa de que era requerido en otra jurisdicción. Subrayó que en algunos distritos, otros curas son inamovibles .

“Cuando estuve en Ferreñafe boté la cúpula de la iglesia porque estaba mal, quise continuarla y no me dejaron, me sacaron de la parroquia. En Túpac Amaru pasó lo mismo, esa es mi molestia, no darme continuidad en mi trabajo. Por eso yo estaba así, esperando que me dejen demostrar que puedo hacer las cosas. Nunca he dicho que me quedo, que no me voy, siempre he respetado la decisión de la autoridad competente”, dijo.

DEFENSA. Consultado al respecto, el obispo de la Diócesis de Chiclayo, monseñor Robert Francis Prevost, manifestó que desconoce sobre sacerdotes que mantengan hijos escondidos y aseveró que el excura Michael Llontop, no le indicó ninguno de los puntos antes señalados en su carta de renuncia.

“Si son (hijos) escondidos como voy a saber, no tengo conocimiento, yo trabajo, los sacerdotes colaboran muy bien conmigo y los animo a colaborar a todos los sacerdotes, no solo conmigo sino con la Iglesia. Pido al pueblo de Dios que colabore con la Iglesia porque a mi modo de ver, la santidad de la Iglesia y el bienestar de la sociedad, depende mucho del pueblo de Dios”, señaló.

Asimismo el obispo de la Diócesis de Chiclayo, sostuvo que la santidad de la Iglesia no depende solo de los sacerdotes, sino también de cada uno de los fieles, quienes al recibir el Espíritu Santo, asumen un compromiso que deben respetar.

“Desde los principios de la iglesia, encontramos siempre uno o dos que por diversos motivos ha decidido no ser fiel con su compromiso de sacerdote. Los sacerdotes que yo conozco que han querido ser fieles, están trabajando. No se está perdiendo la fe en la Iglesia por culpa de un sacerdote fiel o no fiel. Cuando haya que denunciar algo se denuncia, yo sería el primero en hacerlo. Cuando es un caso que incluso pueda ser delito u ofensa, mejor hay que intervenir pero no tengo conocimiento”, puntualizó.

Por último la autoridad religiosa sostuvo que los padres de familia deben ser más responsables al momento de engendrar hijos.

“ Los que traen hijos al mundo deben reconocer que es un compromiso para toda la vida. Tienen que criar y saber educar a los hijos que nacen, promover familias unidas para que puedan crecer con esta educación cristiana que se necesita, porque si no lo hacemos ahí va aumentar la delincuencia”, dijo el monseñor.

Desayunos de Correo

Lo más leído