Selección peruana: Esta es la nueva camiseta para la Copa América 2019 (FOTO)

Líos en emblemático colegio Rosario por manejo de casi S/ 400,000 continúan

Directora de emblemática institución educativa niega intervención en las decisiones de Apafa. Presidenta de esta asociación defiende su permanencia en el cargo pese a discrepancias por cuenta mancomunada y contratación de servicios
Líos en emblemático colegio Rosario por manejo de casi S/ 400,000 continúan

Líos en emblemático colegio Rosario por manejo de casi S/ 400,000 continúan

22 de Marzo del 2019 - 09:33 » Textos: Alicia Tovar » Fotos: Correo

Una serie de observaciones y cuestionamientos permanecen alrededor de la Institución Educativa Nuestra Señora del Rosario, de Chiclayo, y su Asociación de Padres de Familia (Apafa).

Los desacuerdos entre ambas partes han provocado reacciones desfavorables entre los padres de familia que ahora exigen la salida de la presidenta de Apafa.

DESORDEN

Los exteriores del emblemático colegio “Nuestra Señora del Rosario” fueron el escenario de la última controversia sobre las decisiones adoptadas por la Apafa.

Los padres de familia no pudieron ingresar el último miércoles a una reunión que convocó el Comité de Vigilancia de esta institución educativa para solicitar la vacancia de la presidenta de Apafa, Vanessa Castro Guerrero.

La dirección del colegio decidió aceptar la decisión de la Unidad de Gestión Educativa Local (Ugel) de Chiclayo que solicitó reconsiderar la autorización para realizar la asamblea de Apafa.

“(...) mientras no se resuelva administrativamente las imputaciones a su persona por presunta intromisión en asuntos internos de la Apafa de la institución que usted dirige, reconsidere la autorización para realización de asamblea”, señala el documento enviado el 20 de marzo a la directora Rosa Lucila Rabanal Cruz.

Correo conversó con la autoridad educativa quien cuestionó una presunta celeridad con la que Ugel Chiclayo habría respondido a la denuncia de la presidenta de Apafa.

Según señaló Rabanal Cruz -mediante un documento- la información sobre una “reunión ilegal en I.E. Nuestra Señora del Rosario” fue presentada ese mismo día (20 de marzo) por Vanessa Castro Guerrero.

El documento llegó a la oficina de trámite documentario de la Ugel Chiclayo al promediar las 2:30 p.m. de aquel día y casi tres horas después, el director de dicha Ugel, Darío Balcazar Quintana, envió la solicitud de reconsideración a la directora del colegio.

OPUESTOS

Pero esta no es la única discrepancia que ha generado desacuerdos entre la Apafa, la dirección del colegio y el Comité de Vigilancia.

Tras haberse suspendido la reunión del jueves, los padres de familia insistieron en la vacancia de la presidenta de Apafa por las decisiones que adoptó como administrar una cuenta bancaria de modo mancomunado.

Se trata de una cuenta de ahorro que está a nombre de la tesorera de la Apafa y Vanessa Castro Guerrero, tal como reconoció esta última a Correo.

Sin embargo, la presidenta de Apafa aseguró que esta modalidad no está prohibida.

Según explicó, el actual consejo directivo (período 2019-2020) que preside decidió elegir esta opción pues el nombre de Apafa del colegio Nuestra Señora del Rosario no aparecía registrado en la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp) desde hace seis años.

Pese a este inconveniente, se mostró sorprendida de la cuenta bancaria que sí logró registrar a nombre de la Apafa (y no de forma mancomunada) la gestión saliente de David Cortes Bustamante (expresidente de Apafa).

De todos modos, esta cuenta no pudo ser utilizada -refirió Vanessa Castro Guerrero- pues se encuentra embargada con un saldo de 33 mil soles que difiere de los 144 mil que habría reportado la gestión de David Cortes Bustamente.

“Estamos haciendo los trámites para registrar el nombre de la Apafa pero eso tarda tiempo. (...) La mayoría de colegios trabajan con cuentas mancomunadas”, agregó la presidenta de Apafa.

La segunda observación que han realizado los padres de familia -al igual que el Comité de Vigilancia- es la contratación de una empresa de vigilancia para dicha institución.

Esta elección tampoco estuvo exenta de inconvenientes. En un documento firmado por Castro Guerrero, y recibido con fecha 9 de febrero por el colegio, se informa la “contratación de personal de vigilancia”.

“Con arreglo a lo acordado en la asamblea general de padres de familia -ejecución de plan operativo aprobado- procedo a informar que se ha procedido a la contratación de la empresa PROTEGE PERU MILTISERVICIOS S.R.L. para la dotación de personal de vigilancia”, señala.

Líneas después menciona que este servicio será brindado por dos personas, durante 8 horas cada una y en dos horarios (tarde y noche).

“Para que sea relevada (es decir, reemplazada) con el personal que el Ministerio de Educación ha contratado para las labores afines. Poniendo a su disposición a dicho personal para la custodia de los bienes, personal y alumbrado en general de la institución que usted dirige”, agrega.

Días después, surgió el nombre de otros postores. Las empresas fueron evaluadas en una reunión que se realizó en el Colegio de Abogados de Lambayeque pues -según argumentó la presidenta de Apafa- la directora le impidió utilizar las instalaciones de la institución educativa.

En efecto, la directora Rosa Lucila Rabanal Cruz reconoció que no permitió la asamblea general que solicitó realizar la Apafa el 3 de marzo porque esta última convocó a los padres -a través de las redes sociales- el 26 de febrero, sin haber contado con la autorización.

Lo que agravó este hecho fue la vacancia que el 2 de marzo aprobó el Comité de Vigilancia del colegio. Esta decisión se tomó días después de una reunión entre padres de familia y la directora del colegio.

La directora del colegio aseguró a Correo que solo participó en aquella reunión para comunicar sobre la limpieza que requerían algunos ambientes antes de empezar las clases; pero que nunca solicitó o propuso la vacancia de la presidenta de Apafa.

Aquella vez, según mencionó la presidenta del Comité de Vigilancia, Sofía Tamayo, algunos padres protestaron por la falta de recursos para limpiar el plantel -a unos días de iniciar el año escolar- pues se propuso que fueran ellos mismo quienes realizaran este trabajo.

De esa forma, exigían que la Apafa utilizara parte de los S/900 (para alumnas nuevas) y los S/100 (para estudiantes del 2do al 5to grado de secundaria) que pagaron este año a la Apafa.

Finalmente, y con la vacancia aprobada el 2 de marzo, un día después, la Apafa eligió a la empresa Advanced Security SAC, para el servicio de vigilancia antes mencionado.

Y así se lo comunicó a la directora del colegio a través de un documento que tiene fecha 11 de marzo del 2019.

“(...) cumplo con informar que se ha otorgado la buena pro a la Empresa de Seguridad y Vigilancia Advanced Security AC, habiéndose acordado el inicio de las labores del personal contratado desde el día 11 de marzo del año en curso, para lo cual ponemos a su disposición a los dos personales de vigilancia que se apersonarán para la custodia de la institución educativa”, se lee.

Sin embargo, la directora del colegio admitió que se negó a dejar que ingrese este personal puesto que no conocía sus antecedentes y, según dijo, tampoco se coordinó previamente. 

Lo más leído