S/ 100 millones en obras y en Ferreñafe aún sufren por agua

Proyectos de saneamiento en Ferreñafe y Pueblo Nuevo no rinden como deberían. Pozos antiguos que fueron repotenciados sufren fallas y los nuevos no pueden ser usados porque obra que debía brindar el elemento 24 horas al día está en arbitraje
S/ 100 millones en obras y en Ferreñafe aún sufren por agua

S/ 100 millones en obras y en Ferreñafe aún sufren por agua

12 de Enero del 2018 - 09:15 » Textos: Luis Camasca » Fotos: Correo

Cualquiera, a simple vista, podría decir que una extraña maldición rodea a Ferreñafe cuando se trata de los servicios de agua y alcantarillado.

Sin embargo, poco de sobrenatural, aunque sí mucho de raro, habría oculto tras el eterno lío en que se encuentran involucradas tres obras de saneamiento ejecutadas en la provincia durante los últimos años, las cuales, en suma, alcanzan un presupuesto superior a los S/100 millones.

CIFRAS. Se trata, en primer lugar, de la tantas veces mentada obra “Mejoramiento y Ampliación de los Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de la localidad de Ferreñafe”, valorizada en más de 47 millones de soles y cuyos problemas guardan estrecha relación con el reciente corte total del servicio en varios sectores de la llamada Tierra de la Doble Fe.

Igual de estrecho es el vínculo del mencionado proyecto de saneamiento con los dos que fueron ejecutados en el distrito ferreñafano de Pueblo Nuevo. Tanto el de alcantarillado, por más de 34 millones de soles, como el de agua potable, con un valor superior a los 16 millones de soles, mantienen cuestionamientos que han llevado a que Pueblo Nuevo, en gran medida, dependa de Ferreñafe para contar con el servicio.

Todo esto, sin tomar en cuenta los montos agregados posteriormente a dichos presupuestos. Sin embargo, por lo pronto, conviene analizar el tema por partes.

FERREÑAFE. Ayer, durante la mañana, representantes de la Defensoría del Pueblo llegaron hasta las oficinas en Ferreñafe de la Entidad Prestadora del Servicio de Saneamiento de Lambayeque (Epsel). El motivo: las múltiples quejas de los vecinos de diversos sectores de la ciudad por la falta de agua, un problema que han visto agudizarse desde finales del año pasado.

Pero, ¿cuál fue el motivo del corte? Ante todo, se debe tener en cuenta que la obra de saneamiento de Ferreñafe, ejecutada por la municipalidad provincial y cuya buena pro fue otorgada en enero del 2014 al Consorcio GRZ, contempló diversos objetivos, como el cambio de redes y la instalación de medidores.

Asimismo, se planificó la creación de dos nuevos pozos tubulares, ubicados en el sector Fala, así como repontenciar tres de los cinco pozos antiguos con los que ya contaba la capital de la provincia. De esta manera, los pozos N° 1, 3 y 4 fueron los repotenciados por el Consorcio GRZ.

Según indicó el jefe zonal de Epsel en Ferreñafe, José Mechán Sánchez, esto implicó que los antiguos equipos de bombeo, operados por su entidad, fueran reemplazados por unos nuevos que instaló la contratista. Sin embargo, los tres pozos en cuestión no tardarían en sufrir desperfectos, uno tras otro.

“Cuando se averió, en julio del 2017, el pozo N° 3, Epsel tuvo que adquirir un nuevo equipo. Cuando se ha averiado el pozo N° 1, el pasado 23 de diciembre, tuvimos que hacer lo mismo y el nuevo equipo se instaló el 30 de dicho mes, con lo que se empezó a recuperar el servicio, pero desafortunadamente el pozo N° 4 también ha dejado de funcionar el último 3 de enero”, detalló el jefe zonal de Epsel.

Este último inconveniente, según dijo Mechán, es el que ha dejado sin agua a sectores como El Algodonal, San Jorge 1 y 2, Los Pinos, Las Casuarinas y algunas cuadras de calles céntricas, como Bolívar, Nicanor Carmona, Tacna, Juana Castro, Libertad, Santa Clara, Unión, Gonzales Burga, San Martín, entre otras.

En suma, se trataría de al menos el 30% de la población ferreñafana que estaría privada totalmente del servicio, mientras el resto sigue recibiendo agua por horas.

IMPEDIMENTOS. Pero la situación sería aún más complicada. En su momento, y debido a la gran variedad de observaciones que tuvo la obra, la comuna decidió resolver el contrato con el Consorcio GRZ, empresa que entonces llevó el asunto a un arbitraje. Mientras no se resuelva esta controversia, la municipalidad no podrá recepcionar la obra ni, mucho menos, transferirla a Epsel.

Esta situación impide, por ejemplo, que los nuevos pozos del sector Fala sean puestos en funcionamiento (aunque previamente se advirtió que ninguno de los dos cumple con entregar la cantidad de agua que se había previsto). Además, para poder intervenir en los pozos N° 1, 3 y 4, Epsel debe solicitar la respectiva autorización del municipio.

Es así que, el pasado 4 de enero de este año, el jefe zonal de Epsel, José Mechán, requirió el permiso para intervenir y reparar la avería en el pozo N° 4 mediante un oficio dirigido al alcalde provincial de Ferreñafe, Jorge Temoche Orellano. Al no tener respuesta, este pedido fue reiterado el 8 de enero y, según refirió Mechán, todo indica que el desmontaje del pozo se realizaría hoy con la participación de representantes de Epsel y la misma comuna.

PUEBLO NUEVO. La mala suerte con las obras de saneamiento se remonta a muchos años antes en el caso de Pueblo Nuevo, distrito vecino a la capital de provincia.

En el 2009, durante la gestión del exalcalde Diego Sernaqué Paiva, se firmó el contrato para el proyecto “Mejoramiento del sistema de alcantarillado del cercado y pueblos jóvenes de Pueblo Nuevo”, a cargo del Consorcio Doble Fe. La obra tuvo un costo inicial superior a los S/32 millones y la supervisión quedó en manos de la empresa Buenaventura, por S/1,760,041.50.

Según manifestó el regidor de la comuna distrital, Santiago Valderrama Campos, los trabajos tuvieron una gran variedad de observaciones, que llevaron a que Epsel tarde nada menos que 4 años en aceptar la transferencia de la obra. Pese a ello, en el 2011, ya con el actual alcalde de Pueblo Nuevo en el cargo, Wilmer Sencie Llanos, el proyecto fue liquidado por un monto de S/1,975,098.14 a favor de la empresa contratista.

Aún más llamativo es el caso de la obra “Mejoramiento e instalación del plan maestro de agua potable del distrito de Pueblo Nuevo”, por más de 16 millones de soles. En este caso, según dijo el concejal Valderrama Campos, lo más resaltante es que los dos pozos construidos como parte del proceso no sirven para dotar por completo de agua al distrito. “Se supone que cada pozo debía entregar 25 litros por segundo, pero mientras uno de ellos solo otorga 8 litros por segundo, el otro no está operativo, pues al parecer el agua no sería apta para el consumo”, aseveró Valderrama.

Nuevamente, a pesar de esto, la obra fue liquidada en abril del 2015 por un monto de S/579,445.58 a favor de la empresa. Por lo pronto, Pueblo Nuevo recibe agua del sistema perteneciente a Ferreñafe, una situación que, para remate, sería irregular.

Lo más leído