Treinta cabecillas de bandas criminales son trasladados a diferentes penales del país

Director regional del INPE solicita reanudar diálogo con municipalidad de Picsi para ampliación del penal
Treinta cabecillas de bandas criminales son trasladados a diferentes penales del país

Treinta cabecillas de bandas criminales son trasladados a diferentes penales del país

09 de Julio del 2019 - 09:46 » Textos: Alicia Tovar » Fotos: Correo

El hacinamiento en el penal de Chiclayo se acelera sin que el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) logre un acuerdo con la municipalidad distrital de Picsi para obtener la licencia social que permita su ampliación.

El director regional Norte del INPE, Wilbert Carrasco Cavero, señaló que cerca de 30 cabecillas de bandas criminales han sido trasladados a otros establecimientos penitenciarios, pero 4471 internos aún siguen en el penal de Chiclayo.

CRECIMIENTO

El ministro de Justicia, Vicente Zevallos, acudió hace más de dos semanas al penal de Chiclayo para verificar las condiciones para una posible ampliación de su infraestructura.

Este proyecto, según el director Regional Norte del INPE, es viable ya que se cuenta con áreas disponibles en el terreno donde se ubica el penal; sin embargo, consideró que el principal obstáculo es la denegación de la licencia social.

“Contamos con espacios que pertenecen al INPE pero la licencia social depende del municipio, que accedan para poder financiar a través del Ministerio de Justicia y se inicie el proyecto”, expresó Carrasco Cavero.

La autoridad penitenciaria aseguró que buscarán reunirse con el alcalde de Picsi, Carlos Sánchez Medina, para solicitar que se acepte y promueva los beneficios de la ampliación del penal.

“Queremos que se sensibilice un poco a la población. Tratamos de ver las mejores condiciones para que los internos pueden estar albergados de acuerdo a algunos espacios que podemos acondicionar. Pero eso no significa mucho”, agregó.

Aunque la reubicación de los internos es una de las opciones menos frecuentes para la dirección del penal de Chiclayo, hasta fines del 2018, se autorizó el traslado de unos 30 cabecillas de bandas criminales a otros establecimientos penitenciarios del país “por medidas de seguridad”, según informó Wilbert Carrasco.

Además, se instalaron nueve bloqueadores para reducir las llamadas de extorsión desde el penal de Chiclayo.

Lo más leído