Carver Logistic: “La vida de Ollanta Humala sí estuvo en peligro”

Vendió motor a la fap para avión presidencial. Señala que equipo estaba en buen estado cuando lo entregaron, pero Fuerza Aérea lo dañó al instalarlo .

10 de Septiembre del 2015 - 07:52 » Textos: David Gavidia » Fotos: Correo

La compañía Carver Logistic, empresa que firmó un contrato con la Fuerza Aérea del Perú (FAP) para la compraventa de un motor auxiliar APU para el avión presidencial, aseguró que el equipo enviado desde Miami a Lima se encontraba en buenas condiciones y no estaba dañado, tal como asegura la FAP.

Además, responsabilizó a esa institución castrense por cometer la “irresponsabilidad” de hacer volar al presidente de la República, Ollanta Humala, con un equipo que fue instalado sin supervisión.

“No solo se puso la vida del Presidente en peligro, sino también los bienes del Estado. Ellos deben reconocer sus errores”, dijo Jorge Marín, asesor legal de la compañía Carver Logistic, al consultársele sobre las supuestas irregularidades que, como asegura la FAP, se cometieron en la adquisición del motor APU.

DELITO PENAL. En una carta notarial enviada el último martes 8 de setiembre al teniente general Rodolfo García Esquerre, jefe del Comando de Operaciones de la FAP, la empresa Carver señaló: “Su institución habría incurrido en un delito penal de exposición de personas al peligro”.

Según Marín, el equipo que se envió a Lima desde Miami se encontraba en buenas condiciones, como lo demuestran las pruebas boroscópicas y eléctricas que se le realizaron.

“El motor no estaba soldado ni rajado, como ellos señalan”, afirmó Marín.

Puede leer: Pusieron en riesgo vida de presidente Ollanta Humala

Asimismo, negó, como acusó la FAP, que no se le permitiera verificar el equipo a la suboficial de primera Kusi Quispe Carlos. “Sí se le permitió verificar el equipo, pero ella se negó a suscribir el acta de verificación pues nos dijo que no era especialista de la nave Boeing (donde se instalaría el motor)”, expresó Marín.

Pese a ello, explicó el abogado, se volvió a realizar una nueva verificación del equipo, pero esta vez a cargo del técnico Elvis García Reátegui. En esta prueba- afirma Carver- se observó que el motor estaba en buenas condiciones para su instalación y se suscribió el acta de Verificación de Pruebas del APU.

“Si el técnico especialista certificó que el equipo se encontraba en condiciones adecuadas para su instalación, ¿cómo la institución manifiesta que el equipo estaba en mal estado?”, cuestionó.

Entonces, añadió, ¿por qué falló el motor APU en Bruselas al lanzar llamaradas por el tubo de escape durante un viaje del presidente Ollanta Humala? Según Marín, se debió a una mala manipulación del equipo por parte de personal de la FAP.

¿A quién se responsabiliza por la falla en el equipo? “Pues a quien lo instaló, la FAP, y sin nuestra autorización”, sostuvo Marín.

Puede leer: Investigan compra FAP para avión presidencial

Por su parte, el dueño de la compañía Carver, Juan Verástegui, señaló que la FAP recibió el equipo y lo instaló sin la asistencia técnica de personal calificado de Carver Logistic. “Lo instalaron sin nuestra asesoría y sin nuestra autorización. Aun así lo hicieron volar por 69 horas y no nos han pagado”, afirmó.

“Para instalar el equipo en el avión tuvieron que dar la conformidad (de que el equipo estaba en buenas condiciones). Si -como dicen ellos- no tenían la conformidad (y estaba dañado), ¿por qué lo instalaron en la aeronave que usa el representante máximo del Estado? En ese caso, no tendría por qué ser usado. Aun así, volaron hasta Bélgica y lo usaron dos meses”, cuestionó.

IMPASSE DE ALTO VUELO. Ahora lo que existe es una dura batalla entre Carver Logistic y la FAP, a la que la empresa exige reconocer los errores cometidos en la instalación del equipo, pero la entidad castrense responde que son ellos quienes mandaron a Lima un equipo en mal estado. Para solucionar el conflicto, la compañía acudirá a un centro de conciliación y, luego, a un arbitraje de la Cámara de Comercio de Lima.

“Se nos deben pagar los $575 mil que costó el motor, pues no aceptaremos devoluciones”, aseguraron desde Carver.

Agregaron que están dispuestos a llegar a buen puerto, pues la denuncia daña su imagen. “Si ellos reconocen que malograron el equipo, nosotros estamos dispuestos a reparar los daños que le hicieron al motor”, afirmaron.

Desayunos de Correo

Lo más leído