¿Cómo evitar que mi hijo llore en su primer día de clases?

Este cambio tiene que ser progresivo y depende tanto de los padres como de la plana docente que sea más fácil para el menor
¿Cómo evitar que mi hijo llore en su primer día de clases?

¿Cómo evitar que mi hijo llore en su primer día de clases?

28 de Febrero del 2018 - 13:50 » Fotos: Minedu

No hay fórmulas secretas para que un niño llore en su primer día de clases en el nido o el colegio, sin embargo, la preparación ayudará mucho para que este cambio se menos dramático. 

Para empezar, tenemos que entender que es la primera separación con mayor tiempo entre la madre y el niño o en todo caso, con la persona que lo cuida.

Preparación para el primer día de clases

Walter Dávila, psicólogo clínico detalló para el programa 'Ojo en familia', aseguró que la seguridad y la tranquilad es lo más importante para los padres en esta nueva etapa.

Preparación: Se tiene que hacer una preparación, debemos de llevar al menor al colegio —o al nido— para que vaya conociendo el ambiente, los patios, el baño el botiquín y luego de esto realizamos un ejercicio.

Resultado de imagen para primer dia de clases

Web Salud

Un ejercicio que recomendó el doctor es que luego de visitar el Centro Educativo, en casa debemos de dibujar en una hoja los ambientes del lugar y explicarle cada uno de estos espacios al niño. De esta forma lo estamos preparando mentalmente.

Familiarización: Luego que el niño ya ha familiarizado con el ambiente del centro educativo, será más fácil el primer día de clases. "En este paso, el niño ya conocerá el patio y los otros ambientes del colegio", comentó el especialista.

Objeción: En el caso que a pesar de toda esta preparación, el niño llora y muestra rechazo al cambio de su rutina, el psicólogo recomienda que el ingreso del menor a clases sea progresivo. "En este caso el padre se puede quedar unas horas mientras mi hijo se adapte, conozca a sus compañeros y así se va solucionando el problema". Aconseja el doctor.

No castigarlos. Una de las acciones que tenemos que evitar castigar porque el niño se resiste a quedarse en clase por su voluntad en el colegio. "Lo que ocasionamos con esto es que el niño se angustie más, esto puede ocasionar que se orine en la cama, insomnio, problemas alimentarios, hay que estar calmados porque debemos entender que el niño está pasando de un sistema de vida a un nuevo mundo para él", recomendó Dávila.

Seguridad: Debemos de tener en cuenta la manera en cómo nos despedimos de nuestros hijos. Se tiene que hacer de manera que el niño no sienta que no lo vamos a ver más, por el contrario, tiene que sentir que solo serán unas horas pero que volveremos por ellos. De lo contrario los niños se sentirán intranquilos y abandonados.

Docentes: En el caso que nuestro hijo llore en clase, aquí entra en juego el trabajo y aporte de los docentes. 'La función importante de todo profesor es integrar y socializar mediante los juegos a los alumnos'. Finalizó el especialista.