NUEVOS ROCES ENTRE ISRAEL E IRÁN

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

20 de Febrero del 2018 - 07:00

Aunque pareciera que sobre la crisis en el Medio Oriente, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, internacionalmente se muestra teatralizador e histriónico cuando de Irán se trata, lo cierto es que de su reciente discurso en Múnich, Alemania, durante la conferencia sobre seguridad, se le vio completamente desafiante al referirse a Irán. Netanyahu sorprendió a los asistentes y sin inmutarse mostró en público un pedazo de un dron iraní que fuera interceptado por el Ejército israelí. A Netanyahu jamás le hizo nada bien que el expresidente Barack Obama, con quien nunca mantuvo buenas relaciones, llegara a un acuerdo nuclear, junto a los demás miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas más Alemania, con la República Islámica de Irán, dominada por los ayatolas desde que tomaran el poder con su líder histórico Jomeini en 1978, haciendo huir al último Sha de Irán adicto a la Casa Blanca. Para el primer ministro israelí, el referido acuerdo debe ser renegociado. Su animadversión se explica porque los iraníes siempre han apoyado con entregas de todo tipo, incluso armas, a las milicias del Hamas en la Franja de Gaza que luchan contra Tel Aviv. Israel lo sabe y por esa razón su advertencia a Teherán es también un mecanismo de protección contra el país chiita más poderoso e influyente de esa región, que no ha ocultado divulgar a los cuatro vientos que parte de sus objetivos nacionales es lograr la extinción del Estado de Israel.

En el fondo, a Tel Aviv le preocupa mucho que Irán, que no es un país árabe como muchos creen, gane espacio en Medio Oriente sobre todo aprovechando el repliegue del grupo terrorista Estado Islámico, parcialmente doblegado y mirando el recelo de Arabia Saudí, el poderoso país sunita que no puede ver a Irán, su mayor enemigo islámico. En el evento que comentamos han quedado al descubierto las aspiraciones geopolíticas de ambos países. Así ha sido siempre en aquellos lugares donde abundan los recursos naturales, como es el caso del petróleo en esas tierras.