Perú queda libre de cinco enfermedades provinientes de los animales

Esto beneficiará a ganaderos y agricultores
Perú queda libre de cinco enfermedades provinientes de los animales

Perú queda libre de cinco enfermedades provinientes de los animales

25 de Mayo del 2018 - 11:31

En la 86° Sesión General de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) en Paris, Francia, el Gobierno peruano, vía el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) recibió reconocimientos internacionales para el Perú como país libre de fiebre aftosa sin vacunación y libre de la peste de los pequeños rumiantes (PPR).

De esta manera, el Perú presenta en la actualidad la mejor situación sanitaria de los últimos años en materia de sanidad animal porque se encuentra libre de cinco de las siete enfermedades de mayor impacto económico reconocidas por el organismo internacional de sanidad animal.

Estas son: fiebre aftosa, peste bovina, peste equina africana, peste de los pequeños rumiantes y encefalopatía espongiforme bovina (vacas locas).

Como país libre de fiebre aftosa sin vacunación, Perú alcanza un ahorro de 10 millones de dólares anuales en gastos relacionados con el control y erradicación de esta enfermedad, como por ejemplo la adquisición de vacunas.

En el marco del Muni Ejecutivo, el ministro de Agricultura y Riego, Gustavo Mostajo, refirió que es fundamental mantener este estatus alcanzado porque es una garantía sostenible para el mercado nacional e internacional.

“Vamos a fortalecer los controles sanitarios, para evitar riesgos de ingreso ilegal de mercancías de origen animal. Así mantendremos esta condición sanitaria, reconocida por la OIE con sede en Paris”, resaltó.

Vale precisar que el Minagri suspendió la vacunación contra la fiebre aftosa en la zona libre con vacunación (1.64 % del territorio nacional) desde enero del 2017.

Con esta doble certificación, las familias y comunidades dedicadas a la crianza de animales disminuirán sus costos de producción, sus productos no tendrán restricciones en el comercio interno, aumentarán sus ingresos, mejorarán su calidad de vida y podrán comercializar sus productos y subproductos de origen animal en los mercados internacionales.

Este estatus también beneficia a los productores agrícolas, pues muchos países restringen la exportación de vegetales, de zonas afectadas con fiebre aftosa.

Lo más leído