Tragedias naturales, siniestros y protestas en Lima marcaron el 2017

Huaicos y desbordes de los ríos Rímac y Huaycoloro afectaron a la ciudad. La informalidad en el transporte turístico y en las galerías limeñas, así como las demandas sociales, también dejaron su huella este año
Tragedias naturales, siniestros y protestas en Lima marcaron el 2017

INUNDACIÓN El desborde del río Rímac provocó dramáticas escenas./Hugo Curotto

31 de Diciembre del 2017 - 10:29 » Textos: Karina Valencia klvalencia@grupoepensa.pe

El 2017 se despide tras lamentables hechos que marcaron un año lleno de convulsiones sociales y tragedias que enlutaron a muchas familias peruanas.

Entre marzo y abril, los huaicos e inundaciones, producto de las intensas lluvias por el fenómeno El Niño costero, arrasaron más de 260 mil viviendas en todo el país, las cuales colapsaron o tuvieron que ser declaradas inhabitables, obligando a que sus ocupantes -ubicados por lo general en zonas de riesgo- abandonen también sus terrenos de cultivos y ganadería. En Lima, el caso más recordado fue el de Evangelina Chamorro -reconocida en el mundo como un símbolo de lucha-, quien sobrevivió después de que un huaico la arrastrara por más tres kilómetros inconsciente desde su vivienda en el distrito de Punta Hermosa, al sur de la capital.

Lima también fue casi paralizada por las violentas inundaciones de los ríos Rímac y Huaycoloro. A mediados de año, el incendio en la galería Nicolini, en la zona de Las Malvinas (Cercado de Lima), desnudó la informalidad y la explotación laboral de muchos jóvenes en el país. 

El fuego, que se inició tras la manipulación de thinner y un encendedor, avanzó hasta llegar a los almacenes, donde trabajaban dos jóvenes encerrados con llave. El siniestro movilizó a más de 80 unidades de las compañías de bomberos y pudo ser controlado completamente después de una semana, a fin de que las autoridades procedieran a retirar del inmueble los restos de los desaparecidos.

FOTO. Bomberos lucharon varios días contra terrible incendio en Las Malvinas./Ángela Ponce

DESCONTENTO

La prolongada huelga de los maestros, que se extendió a 15 regiones por más de dos meses, causó que casi un millón de estudiantes se vieran perjudicados por la suspensión de las actividades escolares.Los alumnos de quinto año de secundaria de colegios nacionales fueron los que más sintieron el impacto del lento avance de las negociaciones para el levantamiento de la medida de fuerza.

FOTO. La huelga de maestros perjudicó, como siempre, a miles de escolares en el país./D. Marcelo

De otro lado, las violentas protestas registradas tras la instalación de las garitas de cobro de peaje en la Panamericana Norte tampoco cayeron bien en la población. Vecinos de Lima Norte mostraron su rechazo ante el cobro del doble peaje en el distrito de Puente Piedra. Ante la convocatoria de una nueva movilización, el municipio de Lima “exigió” a la concesionaria Rutas de Lima la remoción de los módulos instalados por la empresa.

FOTO. La protesta contra el cobro de peajes puso a prueba a la comuna limeña./Hugo Curotto

En tanto, la tragedia ocurrida en el cerro San Cristóbal, en el Rímac, mostró las irregularidades con las que trabajan algunas empresas de turismo en Lima. Un vehículo de la empresa Green Bus, repleto de pasajeros, se desbarrancó cuando culminaba su circuito turístico, dejando un saldo de 10 muertos y 57 heridos. Dos de los fallecidos eran ciudadanos chilenos.

FOTO. Bus “hechizo” provocó tragedia en cerro San Cristóbal./Horacio Díaz

CIFRAS

3 de setiembre se reanudaron las clases en todo el país.

242 puentes destruidos a nivel nacional dejó El Niño costero.