Viuda de comandante fallecido tras incidente en clásico denuncia negligencia médica

Jefe de Policía Canina murió en sala de cirugía. La PNP inicia una investigación penal y otra administrativa para conocer las causas del deceso
Viuda de comandante fallecido tras incidente en clásico denuncia negligencia médica

Viuda de comandante fallecido tras incidente en clásico denuncia negligencia médica

02 de Septiembre del 2018 - 13:12 » Textos: Cristhian Zamudio y Roger Chuquín » Fotos: Adriana Quesada

El jefe de la Unidad Canina de la Policía Nacional, comandante PNP Edwin Jiménez Navarro (45), falleció al parecer por una negligencia médica ocurrida en el Hospital Central de la Policía, deslizó su viuda, la señora Jenny Rodríguez Espinoza.

La mujer indicó que el jefe oficial en cuestión murió el viernes, en la sala de operaciones, cuando los especialistas le aplicaron una anestesia. El agente estaba en el nosocomio desde el pasado 12 de agosto. Era atendido por la fractura de una de sus piernas, que fue provocada por la agresión de algunos barristas de Universitario de Deportes, durante el último clásico del fútbol peruano.

“Tenía una fractura en la pierna. Tenían que operarlo para ponerle clavos, ayer programaron la operación para poder ayudarlo y en la sala, al ponerle la anestesia, parece que no ha resistido. El certificado de necropsia dice que es un edema cerebral y pulmonar, pero van a seguir con las investigaciones. Ayer (viernes) la fiscal ha ido, ha levantado actas en el hospital”, dijo la apenada mujer a un medio local.

Reveló que, después de que “todo esto pase”, verá la situación de su esposo para que no quede impune. “Ni la agresión ni la supuesta negligencia”, dijo.

INVESTIGACIÓN EN CURSO

La mañana de ayer, el cuerpo del policía fue retirado de la Morgue de Lima por su familia y después trasladado al Fondo de Apoyo Funerario, en Magdalena.

Desde allí, partió al Departamento Policial Canino (Depolcan), en el Rímac, donde le rindieron un homenaje.

El ministro del Interior, Mauro Medina, el director de la Policía Nacional, Richard Zubiate, entre otras autoridades, asistieron a la dependencia canina para rendirle honores.

En declaraciones a la prensa, Medina reveló que el oficial Jiménez forcejeó con un hincha de la tribuna norte por una banderola, según las primeras informaciones de la Policía.

“La información que tenemos es que llegó a forcejear con un hincha por una banderola, que estaba prohibida, y que al parecer habría sido lanzada desde uno de los palcos”, refirió.

Por su parte, el jefe de la Región Policial Lima, Gastón Rodríguez, señaló que un video captó el momento del incidente en la tribuna, aunque las imágenes “no permiten ver claramente si algún barrista empujó al Policía”.

La Fiscalía comunicó a los agentes de la División de Homicidios de la Dirincri que investiguen el caso para actuar penalmente.

En tanto, la Inspectoría de la Policía también realizará una investigación, aunque desde el área administrativa.

Además de las autoridades en mención, decenas de colegas y amigos estuvieron presentes en la sede policial.

Antes del mediodía, el féretro salió cargado por colegas de Jiménez con dirección a un vehículo policial, en medio de vítores y emotivas escenas.

En la tarde llegó a Chilca, a la casa de los padres del oficial, donde fue velado, y hoy será enterrado en el Campo Santa Rosa de Lima, en Chorrillos.

SUEÑO CUMPLIDO

A fines de este año, el comandante Jiménez iba a cumplir tres años en la Policía Canina e iba a dar por terminada su gestión, según la disposición de su comando.

De acuerdo con sus colegas, antes había estado en las filas de la Unidad de Servicios Especiales de la PNP.

No obstante, cuando había partidos de fútbol, marchas y otros eventos afines, participaba con al menos 20 efectivos de la Unidad de Control de Disturbios.

En la dependencia del Rímac tenía dos canes llamados Paquita y Morita. Esta última graduada hace un mes y especializada en la detección de narcóticos.

Durante el tiempo que estuvo en la unidad de la Policía Canina, al menos 60 perros se graduaron y participaron en huaicos, inundaciones y rescates.

El capitán Juan Carlos Cacique, de la Policía Canina, reveló que el sueño del oficial era que se remodelen los caniles -que datan de hace más de 40 años- de los valerosos canes para que tengan una mejor calidad de vida. Además, tuvo como objetivo la creación de una clínica veterinaria.

“La obra ya está aprobada e incluye laboratorio, sala de emergencia, tópico, zona de entrenamiento y 98 ambientes para los canes. En noviembre se seleccionará al proveedor que se encargará de la infraestructura”, dijo el ministro Medina.

Lo más leído