Siete integrantes de familia mueren tras asistir a fiesta en Pocata

Camioneta terminó cerca del cauce del río Tumilaca tras caer por abismo de 200 metros en la vía de Pocata.
Siete integrantes de familia mueren tras asistir a fiesta en Pocata

Siete integrantes de familia mueren tras asistir a fiesta en Pocata

26 de Mayo del 2015 - 06:37 » Textos: Gustavo Manzanedo » Fotos: Correo

Con la mirada perdida por el impacto de semejante infortunio, Jhon Juárez Acahuana, de 37 años, llegó a la carretera de trocha que conecta el anexo de Tumilaca con Pocata, en la jurisdicción de Torata. Cogió el celular y comenzó a llamar a cada uno de sus familiares y conocidos para darles la terrible noticia.

"Mi papá, mamá, hermana y sobrina están allá abajo", mencionó. La serenidad volvió a él y uno a uno comenzó a dictar los nombres de sus seres queridos. A unos 200 metros en un precipicio de rocas yacían esparcidos los restos de seis de sus familiares y un conocido de la familia.

La noche del domingo, al promediar las 19:45 horas, el patriarca de la familia, Víctor Nicolás Juárez Carbajal (67) reunió a sus familiares para partir hacia Moquegua. Ese día en su natal Pocata hicieron fiesta a una virgen. Hasta al mismo alcalde Torata, Fortunato Palomino, lo invitaron a ser parte de la celebración religiosa. La autoridad no asistió al evento, porque tenía otras ocupaciones.

En la camioneta Nissan Pathfinder azul oscuro, de matrícula RGV-379 abordaron, la esposa de Don Víctor, Catalina Celina Acahuana Heredia (52) su hija Vilma Patricia Juárez Acahuana (39), su nieta Keila Miluska Medina Juárez (14). También subió al vehículo la prima de Vilma, Alberta Acahuana Heredia (70) y su prima, Ana Juárez Acahuana (30). El vehículo estaba casi repleto; era de noche y el agricultor del anexo de Tala, Eugilberto Gutiérrez Benancio (49) también abordó la camioneta.

SE SALVA

"Yo iba subir al carro. Le dije tío llévame hasta Chibaya. Pero me dijo que no podía porque ya estaban completos. Yo hubiera muerto", contó el agricultor José Peñaloza mientras con pena observa al vehículo totalmente destrozado.

La familia debía llegar antes de las 21:00 horas a su vivienda en la asociación Los Cipreses F-8 en el centro poblado de San Antonio sin embargo nunca lo hicieron.

Sus familiares preocupados de por qué no retornaron a casa. Viajaron hasta Pocata a preguntar a las 6 familias que viven en el anexo qué había ocurrido.

Un poblador de la zona se percató que a unos 10 minutos en dirección hacia Tumilaca, yacía esparcida ropa por un barranco. De inmediato siguieron el camino del canal de regadío y descubrieron que la camioneta de la familia Juárez Acahuanca terminó a unos metros del cauce del río.

La señal telefónica en la zona era nula así que subió a un cerro y llamó al 105. La central de emergencias de la Policía ayer a las 9:25 horas recibió la llamada de auxilio que indicaba que una camioneta había volcado y necesitaban auxilio.

Los policías informaron de este hecho a la Central de Bomberos de Mariscal Nieto. De inmediato tres unidades de emergencia con equipos de rescate partieron para el lugar del siniestro. Acudieron los bomberos de Torata, San Antonio, Samegua.

En la zona ya se encontraba un patrullero de la Comisaría de Torata, quienes confirmaron que todos los ocupantes de la camioneta habían muerto.

Uno de los agentes contó que los cuerpos presentaban fracturas expuestas y hasta exposición de vísceras. "Es una tragedia", comentó el agente.

FAMILIARES

Varias camionetas y autos con los deudos de los fallecidos llegaron uno a uno a la zona. La carretera se encontraba en pésimas condiciones tras al azote de intensas lluvias que se registraron entre febrero y marzo pasado.

En una camioneta, llegó Luis Cruz junto a su cuñada. Ambos no lo podían creer y cuando sus familiares le confirmaron la noticia, ambos prorrumpieron en llanto. Ana Juárez, esposa de Luis se encontraba entre las víctimas.

Luis al llegar al lugar donde volcó la camioneta que llevaba a su compañera, clamó al cielo y gritó el nombre de su amada. "¡Ana!, no te vayas Ana", exclamaba mientras las manos se las llevaba a la cabeza. Los agentes policiales tuvieron que contenerlo; pues quería saltar y reunirse con su esposa.

Doscientos metros abajo, en el canal de regadío de Pocata, sostenido por un árbol de molle, se encontraba la camioneta. El vehículo terminó aplastado por las vueltas de tonel y campana que dio en su aparatosa caída. A unos 20 metros arriba, yacían los cuerpos de dos féminas y mucho más arriba el cadáver del patriarca de la familia junto al resto de los demás ocupantes. Ninguno usaba el cinturón de seguridad.

El intenso sol hizo que los cuerpos entren en estado de descomposición. Sin embargo después del mediodía llegaron dos miembros de Medicina Legal, también lo hizo la fiscal Cristina Tejada Veliz.

En el rescate participó la comisario de Torata, capitana PNP Claudia del Castillo Chávez y personal de la Comisaría de Samegua. Mientras que otro contingente de Radiopatrulla y agentes capacitados en rescate llegaron con equipos de cuerdas. El equipo alcanzó los 35 agentes.

Peritos de la Sección de Investigación de Accidentes de Tránsito (SIAT) de la Región Policial llegó al lugar, recorrieron la zona y descartaron que el estado de la vía haya ocasionado el vuelco de la camioneta.

Un efectivo explicó que hallaron botellas de un líquido en el lugar del siniestro. Precisó que el caso todavía está en investigación.

Las labores de rescate de los siete cuerpos se prolongaron hasta la noche del lunes, por lo accidentado de la zona.

La tragedia de Pocata forma parte de una racha de accidentes en el interior del país. En Ica, cuatro murieron por la colisión de un bus y camión. En Tarma, cuatro murieron por la caída un ómnibus.

Lo más leído