Abandono de obra pondría en peligro el Alto Piura

El gerente Marco Vargas advierte que si paralizan los trabajos, el Estado no otorgaría presupuesto adicional. Indicó que si el consorcio no reinicia ejecución en 15 días, deberán decidir entre rescindir el contrato o intervenir el proyecto
Abandono de obra pondría en peligro el Alto Piura

Abandono de obra pondría en peligro el Alto Piura

12 de Agosto del 2018 - 07:00 » Textos: Marisol Bobadilla » Fotos: Cortesía

En peligro. El Proyecto Alto Piura podría perder financiamiento del Estado por abandono de obra por parte de la contratista. Los funcionarios del Alto Piura se reunirán este martes con los miembros de la empresa Obrainsa Astaldi para determinar el reinicio de los trabajos.

En tanto, el gerente precisó que no sería conveniente rescindir el contrato porque originaría la paralización total de la obra.

SITUACIÓN. Luego de que la Oficina Anticorrupción del Gobierno Regional de Piura informara sobre el abandono de obra por parte del consorcio Obrainsa Asalti, que ejecuta los trabajos de construcción de la presa tronera sur y el túnel trasandino (Primer componente), el gerente del proyecto, Marco Tulio Vargas Trelles, sostuvo que este martes se reunirán con los representantes de las empresas para que justifiquen la paralización de la obra, que ya lleva ocho días. Negó que haya habido un abandono del proyecto.

Vargas Trelles indicó que si en el plazo máximo de 15 días, establecido por ley, la empresa no reinicia los trabajos, los dos caminos que plantea la ley sería intervenir el proyecto o rescindir el contrato con Obrainsa Astaldi.

“Personalmente considero que si el proyecto se paraliza es difícil que el Estado vuelva a dar dinero para comenzar de nuevo, y más aun, se quedaría en el aire lo que se ha logrado para el cuarto componente, que comenzaría el próximo año”, señaló el gerente.

Asimismo indicó que en vista que cuentan con el expediente definitivo de la obra y además un presupuesto de S/ 88 millones podrían resolver el contrato para luego convocar a una tercera licitación.

“Esta nueva licitación significaría una paralización de seis meses, por lo menos, siempre que el Ministerio de Economía otorgue la certificación presupuestaria de lo que costaría el proyecto”, añadió Vargas.

En el escenario de la intervención por parte del gobierno regional, este tomaría la administración del proyecto, las valorizaciones pasarían a una cuenta mancomunada y la empresa debería seguir con la ejecución.

AVANCE. Por otro lado señaló que la meta para este año era lograr un avance del 30% de ejecución en el primer componente; sin embargo, a la fecha, tras un año y medio del reinicio, se tienen un progreso del 19.75%

“Nuestra meta de avance era del 30% , no estamos atrasados, hay un plazo, pero queremos culminar antes para demostrar progreso y así se puedan iniciar los otros componentes “, dijo.

Hasta el momento se ha avanzado la perforación de 2,400 metros del túnel de trasvase que tiene una longitud de 13 kilómetros.

El contrato de plazo de ejecución de cinco años con el consorcio Obrainsa Astaldi culmina en agosto del año 2021.

“Nuestra preocupación es que por esta pequeña paralización no podemos llegar a la meta trazada, además que han habido más de 20 paralizaciones entre mayo del año pasado y agosto de este año”, comentó el gerente Vargas.

Detalló que los trabajos del portal de salida se detuvieron el pasado 4 de agosto y en el portal de entrada el último 7 de agosto.

“Al parecer hay problemas entre las empresas que integran el consorcio, lo cual está afectando los trabajos, las dos son responsables. Todos sabemos que Obrainsa está investigada por el caso Lava Jato, lo cual le estaría generando problemas de liquidez para ejecutar la obra“, enfatizó.

Vargas Trelles agregó que, independientemente de lo que se decida, cobrarán las penalidades por los días no laborados.

PRONUNCIAMIENTO. El gobernador regional de Piura, Reynaldo Hilbck Guzmán, se pronunció a través de las redes sociales, indicando que en los últimos tres años se ha empezado a ejecutar en forma exitosa el proyecto, se consiguió financiamiento y se hizo una nueva licitación.

“Este proyecto tiene un buen contrato para el país, tiene certificación financiera, tiene un expediente técnico (antes no lo tenía), tiene dos frentes de trabajo, tiene más de 2,200 metros ya excavados, tiene una auditoría concurrente de la Contraloría como en todos los mega proyectos”, señaló.

Respecto al problema de las constantes paralizaciones, indicó que el consorcio que ejecuta son dos empresas; Astaldi, que es italiana, y la empresa peruana Obrainsa.

“Esta última empresa tiene problemas financieros por el tema de las investigaciones que empresas peruanas les están haciendo por haber participado en proyectos anteriores”, mencionó.

Hilbck precisó que el Proyecto Alto Piura ha tenido y tendrá problemas en su ejecución como lo tienen todos los grandes proyectos, pero que la entidad cuenta con cartas fianzas de cumplimiento del contrato y de los adelantos otorgados, lo que garantiza la recuperación de los recursos que el Peihap ha destinado al proyecto.

“Molesta que mucha gente prefiera el protagonismo y magnificar los problemas antes que buscar las soluciones. Denunciar es muy fácil, solucionar problemas es lo difícil”, dijo el gobernador ante los cuestionamientos.

CONSEJO. Por su parte, el Consejo Regional ha solicitado formar parte de la reunión que se realizará el próximo martes en Chulucanas, entre el gerente del Alto Piura y los representantes del consorcio y la supervisión.

El secretario Anticorrupción, Jaime Távara Alvarado, indicó que el gerente general Marco Vargas se contradice en sus versiones.

“Él mismo en la obra nos dijo que había sido abandonada y en la noche cambió su versión, hemos corroborado que no habían trabajadores y que se desmontó maquinaría y campamentos”, enfatizó.

Criticó el papel de los encargados de la supervisión de la obra.

“Si el gobierno regional ha cumplido con las valorizaciones, la empresa ha debido pagar sus obligaciones de alimentación, vivienda y pagos a trabajadores; por nuestra parte, como Consejo, emitiremos recomendaciones al respecto”, dijo.

Mientras que el consejero Hermer Alzamora sostuvo que lo más importante es asegurar la continuidad de la obra.

Por su parte, el consejero delegado, Óscar Echegaray, responsabilizó al gerente Marco Vargas y al gobernador regional por los problemas en la ejecución del proyecto.

“Se les ha dado un adelanto directo de 70 millones y valorizaciones, el gobernador es responsable que el proyecto esté casi muerto, al igual que el gerente Marco Vargas; ya deberían haber resuelto el contrato con esa empresa y contratar a una contratista con liquidez financiera”, señaló.

El consejero expresó que como Consejo Regional investigarán irregularidades en la ejecución de la obra.

En tanto, el congresista Hernando Cevallos Flores criticó el retraso de los trabajos.

“Nos preocupa que tenemos invertido mucho dinero en el Alto Piura pero el avance de obra es insignificante, cuál ha sido el rol de los funcionarios, después de años se tiene recién el 20% del primer componente y aún falta avanzar los otros”, afirmó.

Cevallos precisó que el proyecto corre el riesgo de perderse. El congresista solicitará información al gerente general del Alto Piura sobre lo sucedido.

Cabe resaltar que el Gobierno Regional mantiene 11 arbitrajes con el consorcio Obrainsa Astaldi por 25 millones de soles.

Los motivos de los arbitrajes es el pago de días no laborados y además porque el consorcio pide se modifique el cronograma de ejecución para así culminar dos años después de lo contratado.

Obrainsa es investigada por el caso Lava Jato desde antes del 2015, cuando firmó contrato con el gobierno regional.

Lo más leído