Cientos le dieron el último adiós al dirigente asesinado

A una de sus hermanas le rozó una de las balas que disparó el sicario. Sus familiares y amigos insisten en que su muerte fue por razones políticas, y los precandidatos Emilio Ruesta y Kelly Morillas evalúan participar en las elecciones
Cientos le dieron el último adiós al dirigente asesinado

Cientos le dieron el último adiós al dirigente asesinado

30 de Enero del 2018 - 10:17 » Textos: José Chapa » Fotos: Correo

Mientras la Policía continúa, junto con la Fiscalía, investigando el caso de manera reservada, los familiares y amigos del desaparecido dirigente político, Sergio Ismael Vílchez Girón, le dieron ayer el último adiós, previo homenaje y misa de cuerpo presente en el centro de salud y el templo María Auxiliadora, respectivamente.

EN LA VILLA HEROICA. El cuerpo del fallecido militante del partido Fuerza Popular fue sepultado en el cementerio de Catacaos, a pedido del mismo Sergio Vílchez, según dijeron sus familiares.

Una de las más acongojadas por su muerte fue su hermana Lourdes Cecilia Girón, quien durante el atentado resultó herida por una de las balas que felizmente solo le rozó el muslo de la pierna izquierda.

“No lo asesinen, no lo maten”, exclamó Lourdes al momento que el féretro iba a ser colocado en el nicho, recordando el momento en que apareció el sicario para perpetrar el atentado.

Como se sabe, Sergio Vílchez fue asesinado la noche del viernes, cuando departía con su madre, esposa y otros familiares, en el frontis de su vivienda ubicada en la cuadra 17 de la calle Huayna Cápac, del asentamiento Chiclayito, en Castilla.

De acuerdo a la versión de algunos testigos, el sicario provino de la avenida Grau, y luego de esperar el momento en que no habrían muchas personas en la calle, se acercó para dispararle varias veces.

INVESTIGACIÓN. Aunque la Policía, por decisión de la Fiscalía, ha dispuesto que la investigación se maneje en forma reservada por la aparición de varias versiones extraoficiales, se conoció que los investigadores han descartado el móvil político como causa del asesinato.

Se vendrían analizando las presuntas amenazas que habría recibido, supuestamente de un trabajador de la municipalidad de Castilla; no obstante, la Policía ya tendría avanzada la investigación y en las próximas horas habrían novedades.

Evalúan continuar. Horas antes de que fuera asesinado, Sergio Vílchez había sostenido reuniones con los regidores de la municipalidad de Piura, Kelly Morillas Bogado, y su colega Emilio Ruesta Zapata, porque al parecer iba a integrar la plancha de regidores de la comuna castellana en las próximas elecciones municipales y regionales.

Ruesta se alista para postular a la alcaldía de Castilla, y Morillas a la de Piura.

Sin embargo, tras lo ocurrido con Vílchez Girón, ambos han expresado su intención de desistir de sus candidaturas, porque consideran que no existen condiciones para hacerlo.

“Después de todo lo que ha pasado, los respectivos equipos de campaña nos vamos a reunir con la finalidad de ver si existen las garantías del caso, que nos permita continuar, tanto como a Emilio como a mí con la candidatura, sin exponer la integridad física y la vida. Nos queda claro que si es necesario declinar tendremos que hacerlo”, manifestó la regidora.

Agregó que lo que quieren es trabajar por Piura, “pero a tres metros bajo tierra no podremos hacer absolutamente nada, Piura no se puede convertir en un Áncash o en un México”.

Emilio Ruesta por su parte, al tiempo que exigía a las autoridades que el crimen no quede impune, señaló que mañana se reunirán para analizar la situación.

“Creo que sin garantías es difícil hacer política, esperemos que se identifique al autor intelectual. Sergio nos iba a acompañar en la lista como regidor, no dejemos que la delincuencia se imponga con la reconstrucción que se viene, con mucho dinero de por medio”, acotó Ruesta.

Por su parte, su hermana, la ex alcaldesa de Castilla, Violeta Ruesta, dijo sentirse consternada, y pidió también a la Policía esclarezca el asesinato.

Lo más leído