Comuneros denuncian constantes ataques

Las familias de la Comunidad de Catacaos acusan a la empresa Santa Regina S.A.C. de intentar desalojarlos de sus predios a la fuerza
Comuneros denuncian constantes ataques

Comuneros denuncian constantes ataques

28 de Enero del 2018 - 09:30 » Textos: Marisol Bobadilla » Fotos: R. Aquino

Más de 200 familias de comuneros de la Asociación de Ganaderos Cruz Blanca viven a diario con el temor de perder la vida por defender sus tierras pues constantemente son víctimas de los ataques armados que realiza el personal de seguridad de la empresa Santa Regina S.A.C. Ello debido a un litigio judicial por tráfico de terrenos del kilómetro 980 de la carretera Piura-Chiclayo.

ATAQUE. Precisamente el viernes, un grupo de periodistas acompañaba a los representantes de la Comunidad San Juan Bautista de Catacaos y la Federación Regional Agraria de Piura y Tumbes, que constataban la depredación de bosques y la ampliación de un cerco por parte de la empresa mencionada, cuando fueron víctimas del ataque a balazos por parte de los vigilantes de la empresa.

Durante la arremetida, el comunero Mariano Vílchez resultó herido de bala y aun se recupera en el hospital Santa Rosa de Piura.

El periodista Rodolfo Aquino Ruíz denunció que le dispararon a matar y tuvo que esconderse entre unos matorrales para salvarse. En la reyerta, los pobladores lograron recoger el revólver marca Taurus de propiedad de los vigilantes.

El comunero Santos Maza Juárez manifiesta que a diario son amedrentados por el personal de seguridad de la empresa Santa Regina S.A.C., quienes exigen que desalojen el lugar.

“Usan delincuentes y sicarios para poner sus cercos, nos despojan a la mala de las tierras comunales que poseemos hace muchos años, nos han quemado casas, ponemos la denuncia en la comisaría El Indio, pero no nos hacen caso”, enfatizó.

Los ganaderos refieren que los guardias de Santa Regina usan capuchas y armas, conducen cuatrimotos, y les disparan a diario con fusiles de largo alcance, por lo que han recogido varios de los casquillos y los han llevado a la División de Investigación Criminal.

El presidente de la Asociación Cruz Blanca, Marcelino Ynga Ynga, dijo que pese a las amenazas, ellos no cederán porque esas tierras fueron de sus ancestros y piensan heredarlas a sus hijos y nietos.