Cuatro jóvenes en estado de ebriedad golpean a un inspector de tránsito

El agraviado transitaba por el exterminal terrestre de Sechura cuando fue soprendido por los agresores
Cuatro jóvenes en estado de ebriedad golpean a un inspector de tránsito

Cuatro jóvenes en estado de ebriedad golpean a un inspector de tránsito

24 de Febrero del 2018 - 12:00 » Textos: Raquel Carmen » Fotos: Correo

Dos jóvenes fueron intervenidos por los agentes de la comisaría de Sechura, en Piura, luego que agredieran salvajemente a un inspector de la comuna de dicha provincia.

De acuerdo a la información policial, el ataque se suscitó a las 9:00 de la noche del último jueves cuando el trabajador de la Municipalidad Provincial de Sechura, Víctor Adalberto Ruiz Baca, transitaba por el exterminal terrestre de la provincia.

Según la denuncia de Ruiz Baca, fueron cuatro hombres, quienes en aparente estado de ebriedad lo empezaron a insultar y a golpear en diversas partes del cuerpo.

“Estaba caminando y ellos han salido de una cantina. De la nada me empezaron a golpear, no los conozco, no sé si es por alguna represalia personal o laboral”, refirió consternado el agraviado.

Luego del brutal ataque contra Ruiz, los jóvenes huyeron del lugar, mientras que los transeúntes solicitaron el apoyo de los agentes de la comisaría de Sechura para que los interviniera.

Al tener conocimiento de lo sucedido, el personal policial que patrullaba cerca de la zona inició una persecución interviniendo a dos de los cuatro agresores.

Los intervenidos fueron identificados como Diego Hernán Vílchez Elías (34) y Jimmy Teodoro Jiménez Neyra (20), quienes en todo momento se mostraron desafiantes con los agentes policiales, siendo trasladados hasta la sede de la comisaría del sector.

Minutos antes de la agresión, Ruiz Baca había cumplido con su labor como inspector de tránsito, por lo que la Policía no descarta que el ataque se haya sido por algún tipo de represalia asociada con la función que cumple el agraviado.

Hasta el cierre de la edición, los dos investigados continuaban detenidos, mientras que el agraviado fue llevado al médico legista por los múltiples golpes que sufrió.

Lo más leído