“El agradecimiento a Dios no tiene límite, estamos preparados para el compartir”

Doliente de Semana Santa, Víctor Hugo Risco Carmen, dice estar feliz de servir a su pueblo
“El agradecimiento a Dios no tiene límite, estamos preparados para el compartir”

“El agradecimiento a Dios no tiene límite, estamos preparados para el compartir”

12 de Abril del 2019 - 11:13 » Textos: Nilo Vilela » Fotos: Nilo Vilela

Es el personaje más carismático de la semana Santa de Catacaos. Don Víctor Hugo Risco Carmen, a sus 48 años, asegura sentirse feliz de poder servir a Jesucristo, y a su pueblo que está lleno de fe y religiosidad.

“Han pasado seis largos años para tener la oportunidad de compartir lo poco que uno tiene con el pueblo y agradecer de esta manera a Cristo Jesús, quien ofrendó su vida por salvarnos del pecado”, señala don Víctor Hugo.

FIEL

Risco Carmen, desde niño estuvo cerca del anda del Señor y se sentía feliz de cargarla, en el año 2013 solicitó desempeñar el cargo de portador del duelo por la muerte de Jesucristo. “Nunca me sentí defraudado, lo volví a pedir en el año 2016 y sabía que ya me tocaría, siempre viví con esa esperanza”, cuenta.

Para el doliente, servir el Viernes Santo al Señor es una forma de agradecerle a Dios por todo lo que le ha dado, en la salud y la de su familia, y en su bienestar.

Don Víctor Hugo tuvo que superar la postración por 3 meses por un problema en la columna y, posteriormente cuando fue operado, “un Miércoles Santo, pude dar mis primeros pasos en mi recuperación y cambié de opinión de dejar de cargar el anda. Me siento agradecido con Dios, por haberme recuperado de la salud, además de mantenerme vivo, pues hace años me salvé de morir en un accidente junto a mis padres, creo que recibí la ayuda divina”, narra muy emocionado.

POTAJES

Don Víctor Hugo es padre de Víctor Iván, Ana Lizbeth y Hugo Eduardo,y esposo de Ana María Antón Montenegro. Profesa un gran amor a la Virgen de Las Mercedes y es miembro de la Hermandad del Santo Cristo.

“La malarrabia está garantizada este Viernes Santo, gracias a los amigos, familia y compadres de Paita y Catacaos, que han apoyado. Estamos preparados para el compartir. “El agradecimiento a Dios no tiene límite y espero atender especialmente a personas con discapacidad y de la tercera edad”, concluyó.

Lo más leído