Lancones sufre por la falta de agua y colegios en mal estado

Es uno de los ocho distritos más importantes de la provincia de Sullana, por la ubicación de la represa de Poechos; sin embargo, la población padece por la escasez del líquido. A esto se suma las pésimas condiciiones en las escuelas
Lancones sufre por la falta de agua y colegios en mal estado

Lancones sufre por la falta de agua y colegios en mal estado

02 de Marzo del 2018 - 09:18 » Textos: Luisa Alatrista » Fotos: Correo

El distrito de Lancones, en la provincia de Sullana, padece por la falta de agua y servicios básicos, así como por una infraestructura educativa de calidad. Si bien es uno de los distritos más grandes e importantes de la provincia, también es uno de los más golpeados por la pobreza.

PAUPÉRRIMO. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), más de la mitad de la población de Lancones es de extrema pobreza (65.7%).

Para contrarrestar esta realidad, el Gobierno Central ha diseñado programas sociales como “Juntos” y “Pensión 65”; sin embargo, “persiste el descontento por la falta de oportunidades laborales para cambiar la calidad de vida de la gente que, en su mayoría, vive de la actividad agrícola y ganadera”, informó el poblador Blas Zapata Villalta del centro poblado de Jerguitas.

Los lanconeños le temen a la lluvia como a la sequía, debido a que los bosques se tornan secos y las reces mueren de sed.

Frente a ese panorama “solo nos queda vender nuestros animales para poder sobrevivir, puesto que no podemos sembrar porque han anunciado que habrá sequía, lo cual nos perjudica”, se lamentó el poblador Blas Zapata.

PARADÓJICO. Para el subprefecto de Lancones, Leonardo Villalta Rivera, resulta contraproducente que las familias de su distrito padezcan de sed cuando geográficamente pertenecen a la jurisdicción en la cual se erige la represa de Poechos, una de las más importante a nivel de la región Piura.

“No es posible que siendo dueños de la represa (de Poechos) porque nosotros le hemos dado un espacio al proyecto y hemos sido reubicados; sin embargo, nos niegan el derecho de tener agua potable”, informó.

“Para mí es una vergüenza porque estamos en zona de frontera y es una burla que los hermanos ecuatorianos vean que no tenemos agua”, se lamentó.

MARGINADOS. Según Villalta Rivera, las familias de Lancones (capital) y el centro poblado de Huaypirá reciben agua de manera interdiaria por dos horas o hasta menos. “Tenemos un pésimo servicio que ha llegado al límite de nuestra paciencia despertando la indignación en cada uno de nosotros por ser maltratados y marginados por la historia, recibiendo migajas de agua”, se lamentó.

Por esta razón, la autoridad junto con un grupo de pobladores afectados viajaron hasta la ciudad de Piura para dar cuenta de esta situación a la gerencia general de la Empresa Prestadora de Servicios (EPS Grau), emplazándolos a mejorar el servicio de agua potable.

Villalta informó que el sistema en Lancones funciona mediante motores obsoletos que trabajan con petróleo, siendo necesario implementar un sistema moderno.

“Exigimos al gerente general de la EPS Grau gestione y coordine con quien corresponda para que se ejecuten los proyectos de electrificación de ambas plantas (de agua) en la brevedad posible”, señala el documento ingresado por mesa de parte a la institución de Piura.

Se informó que son 1.200 viviendas afectadas, entre Lancones y Huaypirá, por la escasez de agua potable. Esta situación los convierte en una población vulnerable, sobre todo para los infantes, por la amenaza de las enfermedades como el dengue y/o estomacales.

en abandono. El sector Educación es otro asunto olvidado por las autoridades de turno pues los locales han sido declarados no aptos por Defensa Civil por la peligrosidad que representan sus estructuras en mal estado.

Pese a ello, los alumnos se han visto en la imperiosa necesidad de escuchar las clases en ambientes precarios, exponiendo sus vidas.

Tal es el caso de la institución educativa “14815”, en Jerguitas, donde son evidentes las deficiencias en cuanto a infraestructura. Se estima que son siete ambientes construidos de quincha y adobe los que han sido declarados inhabitables por Defensa Civil, pero que hasta la fecha continúan funcionando por la falta de espacios donde albergar a la comunidad estudiantil.

Frente a esta situación, los padres de familia exigen al alcalde distrital, Power Saldaña, los acompañe en su lucha por conseguir que este colegio sea considerado en la Reconstrucción con Cambios.

“El alcalde no se aparece hace más de dos años por este pueblo. Queremos su presencia y que nos solucione los problemas”, dijo la madre de familia Jesús Alburqueque Medina.

EMBLEMÁTICO. Similar situación padecen los alumnos del colegio “Mario Vargas Llosa”, en Chilacos, el cual funciona en una casa hacienda desde el año 1927.

Allí se necesitan con urgencia 10 aulas prefabricadas para albergar a la comunidad estudiantil que es mayor en número comparado con el 2017, según informó el director Luis Agurto Saavedra.

“Este año contamos con 600 alumnos de los tres niveles. Necesitamos aulas prefabricadas y mobiliario escolar. A pesar que he reiterado por aulas y servicios higiénicos, hasta ahorita no llega nada”, indicó la autoridad.

De este modo, el director envío un mensaje a las autoridades, sobre todo el alcalde. “Que ponga de manifiesto su apoyo y nos apoye en lo que se refiere a la seguridad de los estudiantes. Por parte del alcalde hasta la fecha no hay ningún interés”, dejó en claro.

El director informó que “este colegio es el que goza de más prestigio académico a nivel del distrito de Lancones. Es el más antiguo y tiene una gran demanda de los estudiantes por la calidad de maestros, por eso cada año aumenta en un 20% la población escolar”.

De esta manera, “invoco a las autoridades a que por favor tengan en cuenta a nuestra institución y nos apoyen en los que se refiere a infraestructura”.

Cabe indicar que el colegio ha sido declarado en estado de “abandono”; es decir, inhabitable; sin embargo, ante la falta de espacios es que se impartirán las clases en dichos ambientes, exponiendo la vida de 600 escolares.