Miles de damnificados ya sufren con ligera lluvia

Familias que lo perdieron todo con Niño Costero, y algunas de las cuales viven incluso en carpas, esperan apoyo con calaminas. En Piura solo fueron trazas de lluvia, pero en la sierra las precipitaciones fueron de hasta moderada intensidad
Miles de damnificados ya sufren con ligera lluvia

Miles de damnificados ya sufren con ligera lluvia

30 de Diciembre del 2017 - 10:55 » Textos: José Martínez » Fotos: Correo

Lluvias de hasta moderada intensidad se han registrado en la sierra de la región. Pero, el transvase de humedad originó también la noche del jueves y madrugada del viernes ligeras precipitaciones en la costa de Piura y otras ciudades, que asustan y reviven la pesadilla del Niño Costero del año que acaba.

Así, las familias damnificadas por las intensas lluvias de dicho fenómeno natural y que fueron evacuadas hasta la margen izquierda del Km. 980 de la carretera Panamericana Norte, vía Piura - Chiclayo, esperan el apoyo con calaminas y triplay, que el jefe del COER asegura se concretará la próxima semana.

EN LA SIERRA. Entre las precipitaciones más importantes registradas entre la noche del jueves y madrugada de ayer están: estación Ayabaca (provincia Ayabaca) 31.2 mm., considerado “muy lluvioso”; estación Alto de Poclus (provincia Ayabaca) 13.5 mm.

También los registros de la estación Huancabamba (provincia Huancabamba) 19.1 mm.; estación Chalaco (provincia Morropón) 9.6 mm.; y estación Huarmaca (provincia Huancabamba) 8.7 mm., detalló el director del Senamhi Piura, Jorge Carranza Valle.

Mencionó que entre el jueves y viernes ha predominado abundante nubosidad, con cielo nublado a cubierto en horas de la tarde - noche en la sierra de Piura; y con cielo nublado parcial en horas de la noche sobre la costa de Piura.

DE ESTACIÓN. “Estamos en el periodo de lluvias. El periodo hidrológico normalmente empieza con algunas precipitaciones esporádicas, irregulares, en la sierra. Este año se ha dado de manera un poco favorable, con lluvias regulares en la sierra”, indicó el especialista del Senamhi, Héctor Yauri.

Refirió que en octubre hubo precipitaciones; noviembre sí fue un mes con pocas lluvias; en diciembre se han reactivado las precipitaciones, sobre todo en la segunda mitad y a fines de año se observa una moderada actividad de lluvias en la parte andina.

Detalló que en los últimos 10 días se han presentado lluvias regulares y la noche del jueves se ha tenido una lluvia importante en la zona de Ayabaca, también en Huancabamba y Meseta Andina.

EN PIURA. “Esto ha generado que la humedad trasvasara -por acción de los vientos- a la zona costera, es así como la ciudad de Piura y no solo Piura, sino Chulucanas y Morropón, se han observado lluvias ligeras, persistentes, durante gran parte de la madrugada; en la noche incluso ya habían condiciones de lluvia ligera”, dijo.

En la ciudad de Piura solo han sido trazas 0.2 y 0.3 mm., en Chulucanas se ha registrado 1.6 mm., en Las Lomas 2.2 mm. En la zona litoral de Paita y Sechura también trazas de lluvia.

damnificados piden calaminas. Tras el desborde del río Piura, en marzo de este año, los damnificados de Cura Mori fueron evacuados hasta el albergue en la margen izquierda de la carretera Panamericana Norte, a la altura del Km. 980, vía Piura - Chiclayo.

El dirigente de Túpac Amaru I, uno de los asentamientos constituidos en esa zona, Fernando Chiroque Valverde, expresó preocupación por la ligera lluvia de la madrugada de ayer.

“Ha llovido bastante acá, ha llovido duro. Nos preocupa, porque hay carpas que están ya rotas, donde están viviendo personas con sus niños, y ha entrado agua. Otras casas tienen techo de material rústico, como carrizo, porque no tienen calaminas”, indicó.

Chiroque pidió apoyó con calaminas y triplay. “Ya estamos sufriendo, y pensando qué cosa va a seguir después, más por los niños, ancianos y discapacitados”, expresó.

Mencionó que Túpac Amaru estaba formado por 210 familias, pero ahora quedan 150, porque las demás han salido por motivo de trabajo. Así actualmente hay alrededor de 750 personas.

“Hay carpas acá y nos preocupa bastante por las lluvias”, remarcó el dirigente.

Refirió que hace unos tres meses llegó personal de Indeci a inspeccionar si vivían o no vivían allí. “Nos dijeron que iban a traer calaminas; se va el año y nada. No tenemos”, enfatizó.

90% sin techo seguro. Mencionó que solo algunas casas tienen calaminas, porque hombre y mujer tienen trabajo en las empresas de uvas, y cada semana compran, una o dos planchas.

“Casi el 90% no tiene calamina, tendrán unas 20 casas, pero el resto no tiene”, remarcó en alusión a Túpac Amaru I.

Además de Túpac Amaru I, II y III, también se ubican en la margen izquierda de la Panamericana Norte, a la altura del Km. 980, los asentamientos Cristo Viene, Jesús de Nazareth, Santa Rosa, Eleuterio Cisneros, San Martín, todos con damnificados de Cura Mori.

“Todos (los sectores) están igualito, en cuanto a necesidades”, dijo Chiroque.

ENTREGARÁN AYUDA . El jefe del COER, Eduardo Arbulú, señaló que “la próxima semana, después de las fiestas, vamos a ir al Km. 980”, para entregar la ayuda humanitaria.

“El problema es que es bastante lo que tenemos que llevar y lo estamos llevando por partes, porque se requiere combustible para los carros del Ejército y del gobierno regional”, expresó.

Detalló que en el Km. 980 de la Panamericana Norte están asentadas un promedio de 3,000 familias.

Detalló que ayer realizaron la entrega simbólica al alcalde de Cura Mori de ayuda humanitaria, consistente en 4,500 calaminas; 1,750 unidades de triplay; 450 camas y 600 colchones.

Esta ayuda está destinada para los pueblos de Nuevo Buenos Aires, Pedregalito, Nuevo San José y Ciudad de Dios, en el Km. 975, que suman un promedio de 1,183 familias, con alrededor de 4,500 personas.

TRANSITABILIDAD. “En la sierra sí puede afectar la transitabilidad, porque son caminos de tierra; no son caminos asfaltados. Pero, las lluvias no han sido tales, que puedan desconectar a los pueblos; son lluvias de temporada. Esperamos que acá en Piura también se den algunas lluvias, pero más adelante, ahora está lloviznando”, expresó Arbulú.

Las pistas están sumamente deterioradas en la ciudad, por lo que se les está dando mantenimiento, dijo. “Si llueve va a retrasar un poco este trabajo. Pero, estamos en la época, hay que esperar que esto pase y continuar con los trabajos de reconstrucción”, expresó el funcionario.