Piura: Piden estar alertas ante la liberación de los senderistas

En una emboscada en Huarmaca murieron 17 policías en febrero de 1993. En Piura, delincuentes terroristas asesinaron a expresidentes de entonces Corde y Región Grau, así como a un regidor
Piura: Piden estar alertas ante la liberación de los senderistas

Piura: Piden estar alertas ante la liberación de los senderistas

12 de Septiembre del 2017 - 09:25 » Textos: José Martínez » Fotos: Correo

A no bajar la guardia ante el terrorismo, que dejó muerte y destrucción en la región Piura como en todo el país, ahora que ha salido en libertad la bailarina Maritza Garrido Lecca y está por dejar la prisión Martha Huatay, que formaron parte del entorno cercano del cabecilla senderista Abimael Guzmán.

Tal es el sentir del mayor PNP (r) Víctor Hugo Alburqueque Arizola, catedrático en la Escuela de capacitación de Escena del Crimen y de Investigación Criminal de la Policía de Piura, y que en 1983 tuvo que enfrentar al terrorismo en Huanta, Ayacucho; así como del suboficial superior Víctor Miguel Carrasco Polo, que sobrevivió a una emboscada en Huarmaca, Huancabamba, cuyo saldo final fue de 17 policías muertos.

ALERTAS. A propósito de las palabras del ministro del Interior, Carlos Basombrío, de que van a realizar un seguimiento, Alburqueque Arizola dijo: “No creo, simplemente el Estado debe permanecer atento, porque de hacer un seguimiento, seguro ella va a denunciar a los policías, como tienen sus abogados democráticos”.

“Lo que sí, la Policía Peruana debe estar atenta y alerta a cualquier movimiento de que ellos se reagrupen, para quizás hacer lo que lo siempre han hecho, que es sembrar el terror en el suelo peruano. Y ojalá Dios quiera que nunca más vuelva a suceder este fenómeno, que tuvo postrado a nuestro país”, expresó.

Al respecto, el suboficial superior de la Policía Víctor Miguel Carrasco Polo, que sobreviviera al atentado terrorista en Hualapampa Alto, Huarmaca, dijo en forma escueta que “la vigilancia nunca debe desaparecer”.

“Ahora es Maritza Garrido. Martha Huatay sale el próximo mes. Ojo que no sale cualquier gente, son del círculo cercano de Abimael Guzmán Reynoso”, expresó.

EMBOSCADA. Alburqueque Arizola recordó a los héroes de Hualapampa Alto, entre ellos el capitán PNP Roberto Morales Rojas, que era su promoción, y que junto con otros trece valerosos policías, “fueron vil y cobardemente asesinados en una emboscada en el año 1993”.

Calificó a Roberto Morales como “un colega muy bueno, luchador, combatiente, buen policía, lamentablemente fue emboscado en Hualapampa Alta, para llegar a Huarmaca. Él ha muerto joven, cuando era capitán y fue ascendido postumamente a mayor”.

Y así como él, muchos policías y militares ofrendaron su vida en aras de la pacificación nacional.

“Los peruanos hemos luchado para que haya paz, para que haya tranquilidad y no vamos a permitir que este fenómeno nuevamente se presente en nuestro país, porque sería lo peor que nos puede pasar”, indicó.

JÓVENES. Recordó que la situación reviste especial cuidado, porque los terroristas tienen mandos políticos que realizan maniobras ideologizadoras para captar a jóvenes, incluso a niños, y no hacen otra cosa que impregnar en el cerebro de las personas el terror y la maldad.

“La Policía Peruana, el Ejército, la Marina, la FAP deben ir a los colegios, sobre todo llegar a los jóvenes de secundaria, que ya terminan, para hacerles ver que las ideas del terrorismo nunca van a vencer la democracia que tenemos, la tranquilidad y la paz”, agregó.

ASESINATOS. El presidente de la desaparecida Corporación de Desarrollo (Corde) de Piura y docente de la Universidad Nacional de Piura, Ricardo Ramos Plata, fue asesinado en el campus el 14 de diciembre de 1987 por tres senderistas que le dispararon a quemarropa.

El 14 de mayo de 1990 el regidor del Concejo de Piura José Manuel Garavito Barba fue ultimado por sediciosos.

El exalcalde provincial de Piura y expresidente de la entonces Región Grau, Luis Antonio Paredes Maceda, fue asesinado el 9 de julio de 1992, después de dictar clases en la UNP, donde era profesor en distintas especialidades del Derecho.

En una emboscada terrorista en la ciudad de Huarmaca, mataron al mayor PNP Roberto Morales Rojas y otros 13 policías el 4 de febrero de 1993. Un día antes, los sediciosos habían secuestrado a tres policías, a los que también ultimaron. En total, fueron 17 policías fallecidos.

Los sediciosos también acabaron con la vida del suboficial David Arellano Ramírez.