Norma fue violada y acuchillada treinta y dos veces

En su agonía logró mencionar el nombre de su ex pareja, William Anastacio. Un morador vio crimen y acudió a ayudarla mientras feminicida huía de la zona agreste donde llevó a la madre de su hijo de cuatro años de edad
Norma fue violada  y acuchillada treinta y dos veces

Norma fue violada y acuchillada treinta y dos veces

18 de Noviembre del 2017 - 08:29 » Textos: Raquel Carmen » Fotos: Cortesía

¿A qué hora llega mi mamá. Por qué todos lloran?, si a mi mamá no le gusta verlos llorar. Son algunas de las interrogantes que se hace el pequeño Ányelo de tan solo cuatro años, quien a su corta edad no entiende el trágico final que tuvo su madre. Acusan a su padre.

INTENTÓ ESCAPAR . Norma Guillermina Yovera Chero tenía 22 años de edad y hace más de un año se había divorciado de William Anastasio para de esta manera buscar una mejor vida junto a su pequeño hijo, ya que durante el tiempo de vida matrimonial fue víctima de una serie de agresiones tanto verbales como físicas.

Pese a los ataques, Norma decidió callar y nunca denunció las cobardes agresiones que le tocó vivir.

Cansada de esto, un día cogió a su hijo en brazos y decidió regresar a la casa de sus padres en el asentamiento Juan de Mori.

“Ella era una joven muy buena y alegre. Desde muy joven se enamoró de su vecino William, ahí iniciaron su relación, luego se fueron a vivir a Lima, pero ella se cansó de sus agresiones, tuvieron muchos problemas” , relata entre lágrimas una de las tías de la joven.

VIOLACIÓN Y ENSAÑAMIENTO. Según el relato de sus parientes, Norma desde hace un año era feliz junto a sus padres y su hijo Ányelo. La alegría había regresado a su vida, por lo que tenía muchos planes con sus parientes.

“Conversé con su mamá y le había dicho que para Navidad la iba a llevar de viaje y a su hijo también porque tenía una plata ahorrada, y miren lo que le viene a ocurrir, su asesino debe pagar por lo que ha hecho”, comenta una de las vecinas de la joven.

Norma Yovera fue encontrada la tarde del jueves, semidesnuda y con varias lesiones a 200 metros del Río Piura, en el sector de Los Pajaritos, en el distrito de Catacaos.

Ella presentaba varios cortes en su cuerpo, exactamente treinta y dos con arma blanca, trece de ellos en el cuello, uno de los cuales le provocó una herida en la yugular provocándole un sangrado eminente; además, el cuerpo de Norma presentaba cinco puñaladas en el estómago, que fueron las que le produjeron una hemorragia interna, tres cortes en la cabeza, entre otros.

Asimismo, en la escena del crimen los agentes del Departamento de Homicidios de la División de Investigación Criminal de Piura encontraron preservativos que el asesino habría utilizado para abusar sexualmente de su víctima y a un lado estaba la blusa de Norma completamente destrozada en pedazos.

CRONOLOGÍA. De acuerdo a la versión de los familiares y algunos testigos del asesinato, todo empezó el jueves a las 6:00 de la mañana. El asesino de Norma habría planeado todo desde el pasado domingo.

Aquel día, a las 4:00 de la tarde, Norma se encontraba en la casa de su tía y recibió la llamada de su ex pareja William Anastacio Anastacio, de 24 años de edad.

La joven que se encontraba con su hijo, hizo que el pequeño saludara a su padre, quien le dice que llegará a Piura en los próximos días y que lo iba a llevar a pasear.

El pequeño Ányelo esperó a su padre con la emoción de todo niño, sin que nadie se imaginara que su llegada desencadenaría una tragedia llena de dolor.

El jueves a las 6:00 de la mañana, Norma Yovera, como todos los días, llegó al paradero de Nuevo Catacaos donde se encontró con su tía, pero le dijo que no podía acudir a la fábrica de pota, donde hace seis meses laboraba, porque se sentía mal de salud.

En su relato, la tía de la joven dijo que la vio marcharse un poco apurada, pero no notó algo raro en su sobrina.

Al mediodía, la hermana de la víctima recibió un mensaje a través de la red social Whatsapp donde Norma le indica que vaya a recoger a Ányelo al colegio, pero que no la llame porque no iba a poder contestarle.

GRITOS. A las 5:00 de la tarde, un morador de Juan de Mori escucha el grito desesperado de una mujer y al darse paso entre la maleza ve a un hombre acuchillando a Norma, por lo que lanza un grito de advertencia.

El agresor, al verse descubierto, escapó entre la agreste zona llevándose consigo el arma con la que la asesinó, la cartera y el celular de su víctima.

A las 5:30 de la tarde llegaron los agentes de la comisaría de Catacaos con apoyo de algunas enfermeras, quienes al ver a la mujer desangrándose le dieron los primeros auxilios.

LO DELATA. La vida de la entusiasta Norma se empezaba apagar y presintiendo su destino, la joven en su agonía le dijo a sus rescatistas que el autor del salvaje hecho fue su ex pareja William Anastacio y que no permitan que se lleve a su hijo para luego dar su último suspiro.

Desde ese momento, los familiares de la joven madre exigieron y exigen que el personal policial ubique y capture al principal sospechoso de este feminicidio.

Algunos de los familiares manifestaron que la Policía continúa con la búsqueda de Anastacio, a quien unos vecinos dijeron verlo en horas de la noche del jueves ingresar a una vivienda en el sector de Chato Chico en Catacaos.

El trabajo realizado por el Departamento de Homicidios inició desde el día del hallazgo y la población confía en que con la orden de detención preliminar ubiquen y capturen al responsable de este crimen.

FEMINICIDIOS. La región de Piura en el 2016 ocupó el primer lugar del norte del Perú en donde más casos de feminicidios se habían registrado.

Con la muerte de Norma y el crimen aun no resuelto de la empresaria paiteña, Aura Morales Purizaca, sumado al asesinato de Melissa Yoveli Esquén Jiménez, se habrían registrado en lo que va del año tres feminicidios en la región de Piura. En Sechura, Alan Plácido Espinoza lanzó del tercer piso a su ex conviviente Diana Carolina Ruiz Lizano, quien sobrevivió al ataque.